El PSOE y Ciudadanos instan al presidente a decir «la verdad» ante la Audiencia Nacional

Defienden que su testimonio «no es colateral» y que debe aclarar si sabía algo de lo que hacía Correa

R. C. MADRID.

Pedro Sánchez prometió que en cuanto recuperara la secretaría general del PSOE exigiría la dimisión de Mariano Rajoy. No lo ha hecho aún, pero estará atento a la declaración del presidente del Gobierno este miércoles ante la Audiencia Nacional para tomar una decisión. De momento, su exigencia, como la del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, es que diga «la verdad».

Los socialistas defendieron ayer, a través de su secretario de Organización, José Luis Ábalos, que el testimonio de Rajoy en el juicio de la primera etapa del 'caso Gürtel' (de 1999 a 2005) no es el de un testigo «colateral» porque en esa época ocurrieron cosas en el PP que a Mariano Rajoy, como secretario general primero y presidente después, le tuvo que resultar «muy difícil no ver». «Se atribuye que fue quien decidió romper el contrato con Francisco Correa (el cabecilla de la trama) ¿por qué?, ¿qué observó para hacerlo», cuestionó.

En términos parecidos, Rivera, remarcó que el jefe del Ejecutivo debe aclarar si conocía la corrupción que había en su partido, si estuvo implicado en ella y si obtuvo un beneficio económico. «Espero que diga la verdad, porque está bajo juramento y es su obligación explicar el grado de conocimiento que tenía de toda esa trama de corrupción en tantas versiones, Gürtel, Púnica, el caso Bárcenas...», dijo.

Tanto el PSOE como Ciudadanos coincidieron además en resaltar que el hecho de que el presidente del Gobierno tenga que comparecer ante los tribunales no es un asunto que sólo afecte a su partido sino que hace daño al Gobierno y por ende, a todo el país. «Es, en definitiva -resaltó Ábalos- la imagen de España».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos