El PSOE se bloquea frente a la propuesta del PP de prohibir el indulto por rebelión

P. DE LAS HERAS

Madrid. El PSOE recibió el martes con enojo la enmienda del PP a la reforma de la ley del indulto, con la que pretende que ningún Gobierno pueda aplicar esa medida de gracia a un condenado por rebelión y sedición, pero en la dirección del partido admiten que aún no han decidido qué postura tomar cuando llegue el momento de su votación. En la formación de Pedro Sánchez acusan a los populares de mala fe por haber presentado por sorpresa una iniciativa que les obliga a retratarse en un asunto incómodo, después de la lealtad demostrada a la estrategia del Estado para frenar al independentismo.

Los socialistas -que registraron su proposición de ley para impedir indultos a quienes cumplen condena por delitos relacionados con la corrupción y la violencia machista hace ya un año- argumentan en privado que la propuesta del PP es contraria a sus planteamientos sobre la reinserción y que es «tan populista como la de la prisión permanente». Sin embargo, reconocen que votar en contra puede pasarles factura electoral. «Todo esto es fruto de la pugna entre el PP y Ciudadanos», se quejaba ayer un diputado.

La portavoz parlamentaria del partido, Margarita Robles, se limitó a ganar tiempo y dijo, tras la sesión de control al Gobierno, que su grupo «estudiará» la enmienda. Lo que a nadie se le oculta es que el asunto hurga en la única tensión que existió durante la campaña de las elecciones del 21 de diciembre entre el PSOE y su filial catalana, porque la formación ardió cuando al líder del PSC se le ocurrió decir que cuando las aguas vuelvan a su cauce, seguramente, habría que plantearse el indulto a los encarcelados por su actuación en el proceso independentista.

Los socialistas catalanes, de hecho, creen que el PSOE debería votar en contra del texto del PP sin complejos, aunque asumen que no lo tiene fácil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos