A prisión por poner multas falsas

E. P.

El Supremo confirmó la sentencia emitida por la Audiencia Provincial de Huelva que condena a cuatro años y diez meses de cárcel a un agente de Tráfico de la Guardia Civil por interponer distintas denuncias falsas contra su expareja, y madre de su hija, y su círculo familiar. A su vez, le impone la inhabilitación especial para empleo o cargo público durante cinco años en su condición de funcionario perteneciente a la Guardia Civil. Según la sentencia, el agente actuó movido por venganza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos