La princesa de Asturias aplaza su formación militar

Los Reyes y las infantas Leonor y Sofia, durante el desfile la fiesta nacional en octubre de 2015. :: Javier lizón / EFE

No está previsto a sus once años su incorporación honorífica al Ejército, a diferencia de su padre que lo hizo con nueve años

M. E. ALONSO MADRID.

Será en su día capitán general de los tres ejércitos. Un cargo que, en femenino, ni siquiera aún cuenta con un lugar en el diccionario de la Real Academia Española. Pero la formación que recibirá la princesa de Asturias para prepararse de cara a su futuro cargo como jefa de Estado, incluida su instrucción militar, es todavía una incógnita.

Previsiblemente, la primogénita de los Reyes tendrá un aprendizaje similar al de su padre, estudiará en el extranjero, aprenderá los idiomas del Estado (catalán, euskera y gallego) y pasará por las academias militares. «Será paralelo pero no tiene porqué ser igual», explican desde Zarzuela. Felipe VI tenía nueve años cuando se puso por primera vez el uniforme reglamentario para alistarse como soldado de honor en el Regimiento Inmemorial del Rey. Es en esta unidad donde tradicionalmente sientan plaza los príncipes de Asturias como soldados del Ejército. «He querido que desde tan temprana edad forme en sus filas porque quiero que se identifique con nuestros hombres, que sea un buen soldado, que es tanto como decir un magnífico español», dijo don Juan Carlos, durante su ceremonia de alistamiento en mayo de 1977.

De haber seguido los pasos de su progenitor, doña Leonor, que el próximo 31 de octubre cumplirá doce años, tendría que haberlo hecho en 2015. Es una decisión que tienen que tomar los Reyes y solicitarlo al regimiento o a la unidad en la que deseen que su hija se inscriba de manera honorífica. Pero, de momento, no está previsto que lo haga.

Don Felipe y doña Letizia consideran que aún no le ha llegado el momento a la heredera, que está centrada en estudiar y en disfrutar de las actividades propias de una niña de su edad. A diferencia de otros herederos europeos, la actividad pública de la princesa se ha limitado a actos contados como la proclamación de Felipe VI, de la que mañana se cumplen tres años; o la sesión solemne de apertura de las Cortes, la primera presidida por su padre; o el desfile de la Fiesta Nacional, un acto al que no falta desde que se produjo el relevo en la Corona.

Su estreno 'no oficial' también lo hizo en un acto castrense, fue en mayo de ese mismo en las bodas de plata de la XLI promoción de la Academia del Aire, a la que el Rey pertenece. La entonces infanta acudió junto a su hermana pequeña Sofía por el significado personal que la celebracióno tenía para don Felipe, pero apenas una semana después, tras producirse la abdicación de Juan Carlos I, la presencia de doña Leonor se entendió como un gesto hacia lo que será su papel cuando llegue el momento de que sea reina de España.

Si todo sigue igual, la princesa de Asturias, tal como hizo su padre, entraría con 16 años en las mismas academias que pisó aquél hace más de tres décadas. La academia General de Zaragoza, la Escuela Naval de Marín y la Academia General del Aire. Fueron tres años de formación castrense, entre 1984 y 1987, que concluyó con su instrucción como guardiamarina en el buque escuela Juan Sebastián Elcano, al cumplir la mayoría de edad. Poco después regresaría a las academias durante un mes para recoger los despachos de teniente de los tres ejércitos.

Más

Fotos

Vídeos