Primera operación conjunta de Interior con los Mossos tras el 1-O

El operativo 'Invictos' ha facilitado el inicio de un deshielo que todavía dista mucho de la normalidad

M. SÁIZ-PARDO

MADRID. Hace solo unos meses era de lo más habitual, sobre todo en golpes contra redes de narcotráfico y blanqueo de capitales como el de ayer. Pero ahora es noticia que los Mossos d'Esquadra y los agentes del Ministerio del Interior y de la Agencia Tributaria vuelven a trabajar juntos después de los roces surgidos tras las cargas policiales del 1-O y la ruptura de casi todos los puentes de interlocución entre la policía autonómica y las fuerzas de seguridad del Estado.

El aparente deshielo lleva el nombre de 'operación Invictos' y se saldó ayer con nueve detenidos acusados de narcotráfico y una docena de registros en Tarragona y Reus. Una operación de «mediano alcance», según admiten sus responsables, pero que ha supuesto que cinco semanas después los tres cuerpos policiales que operan en Cataluña, Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional, además de Vigilancia Aduanera, vuelvan a trabajar juntos y bajo las órdenes de un mismo juez, el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Reus.

Según informaron responsables de la Seguridad del Estado, la relación entre los tres cuerpos, al menos, ha dejado de deteriorarse tras el nombramiento el 28 de octubre de Ferrán López al frente de los Mossos en sustitución del destituido Josep Lluís Trapero.

Pero la situación, admiten desde Interior y la judicatura, dista mucho de haber vuelto a los tiempos anteriores a los atentados del 17 de agosto en Barcelona cuando comenzaron los encontronazos por las acusaciones mutuas de deslealtad en la investigación de la célula de Ripoll.

Entre algunos jueces y fiscales todavía hay recelos a trabajar con los Mossos, sobre todo después de que el cuerpo desobedeciera, supuestamente, las órdenes de los tribunales y del Ministerio Público de impedir la celebración del referéndum.

En Interior pesa más el hecho de que algunos mossos llegaran a encararse con guardias civiles y policías el 1-O, además de dejarles «tirados» el día de la votación.

Fotos

Vídeos