El primer debate en el Congreso sobre el 155 deriva en un cruce de insultos

Joan Tardá. :: efe/
Joan Tardá. :: efe

Los partidos intercambian duras acusaciones como «fachas» y «golpistas» a menos de una semana del inicio de la campaña electoral en Cataluña

M. E. ALONSO

MADRID. Un mes después de que el Senado aprobase por abrumadora mayoría la aplicación del artículo 155 para frenar en seco el proceso independentista, el debate se trasladó a la Carrera de San Jerónimo. Lo hizo de la mano del PDeCAT, el partido de Carles Puigdemont, a través de una moción para pedir al Gobierno que derogase los decretos por los que intervino la Generalitat y que encerró un bronco debate con tintes electoralistas, en el que los partidos independentistas y los partidarios de la activación de ese precepto constitucional se cruzaron graves insultos.

«Nunca habría dicho que son más fachas que los del PP», remarcó ayer el portavoz parlamentario de Esquerra, Joan Tardà, a la bancada socialista por haber respaldado al Ejecutivo y a Ciudadanos en la intervención de Cataluña. «Me siento orgullosa de que me haya llamado facha. También lo hicieron con Joan Manuel Serrat», le contestó la diputada del PSC, Mercè Perea, que tuvo duras palabras para el PDeCAT cuya moción calificó de «despropósito» y de «indecente». La formación nacionalista intentó, previamente, sin éxito, que los diputados del PSC siguiesen los pasos de José Montilla en la Cámara alta y abandonasen el hemiciclo.

El tono, lejos de bajar, subió con el paso del debate. El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, arremetió contra los nacionalistas a los que tildó de «golpistas». Unas palabras que soliviantaron a los diputados del grupo catalán, quienes apelaron al Reglamento del Congreso para que el diputado liberal retirara estas palabras. Pero Villegas no se arrugó e insistió en que «en este país ha habido dos golpes de Estado, el del 23-F y el que han intentado dar ustedes en Cataluña».

El diputado del PDeCAT Jordi Xuclá aseguró que el 155 no es la solución a un problema político que no anula la realidad y que hay una mayoría amplia «favorable» al derecho de autodeterminación. El nacionalista defendió que el artículo debería derogarse porque ha «desbordado» la Constitución. Una Constitución, le recordaron PP, PSOE y Ciudadanos, que el soberanismo ha querido romper con su declaración unilateral de independencia. La moción será rechazada en la votación de mañana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos