Puigdemont, dispuesto a aplazar el 1-O si Rajoy negocia el referéndum

Carles Puigdemont./Lluis Gene (Afp)
Carles Puigdemont. / Lluis Gene (Afp)

El presidente de la Generalitat deja entrever que los Mossos no retirarán las urnas y descarta que vaya a ser detenido por declararse en rebeldía

CRISTIAN REINOBarcelona

En el día después de la manifestación de la Diada, que reunió ayer a entre 350.000 y un millón de personas favor de la secesión, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha mostrado esta mañana dispuesto a aplazar la celebración del referéndum del 1 de octubre entre uno y dos años, si Mariano Rajoy se aviene a negociar. “Si Rajoy quiere reunirse conmigo para llegar a un acuerdo (sobre la consulta), que me llame y nos veremos mañana mismo”, ha dicho. "Estamos de acuerdo en negociar las condiciones del referéndum: si ha de ser en el 2017 u otra fecha, qué se someterá a votación o con qué mayorías considerarlo válido. El problema es cuando te dicen no quiero hablar de ello”, ha señalado en Rac-1. El presidente de la Generalitat ha apuntado que el Gobierno central debe explicar “cómo piensa resolver el conflicto catalán”.

“Si Puigdemont renuncia al sí o sí al referéndum, todo se puede negociar”, ha replicado el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo. Puigdemont, en cualquier caso, ha insistido en que el 1-O habrá urnas y todo el mundo podrá votar, incluso los ciudadanos cuyos alcaldes no están dispuestos a ceder locales, como es el caso de L’Hospitalet, Santa Coloma, Tarragona, Lleida o Cornellá. “El 1-O habrá urnas en todos los colegios”, ha dicho.

Junqueras dice que una inhabilitación no impedirá el referéndum

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha asegurado que una eventual inhabilitación del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y del resto de miembros del Govern no impedirá la celebración del referéndum convocado para el 1 de octubre. "Estarán las urnas y los ciudadanos votarán", ha sostenido este martes en una entrevista de Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, en la que ha insistido en que Catalunya se rige por el derecho internacional tras la aprobación de la Ley de Transitoriedad Jurídica la pasada semana en el Parlament.

También ha asegurado que las tarjetas censales llegarán a los domicilios antes de la celebración del referéndum, del mismo modo que en unas elecciones autonómicas. Ha rechazado que estén preparando un 'Govern B' que asuma responsabilidades en caso de una hipotética inhabilitación de los miembros del Govern y ha opinado que están siendo perseguidos por defender la justicia: "Si nos quieren inhabilitar, que hagan lo que crean oportuno".

Preguntado por si el semanario 'El Vallenc' y la empresa Indugraf de Constantí (Tarragona) en la que presuntamente se ha impreso material para el referéndum, Junqueras ha desmentido que la empresa o el semanario sean proveedores del Govern: "Si fuesen proveedores ya habrían intervenido". La Guardia Civil efectuó registros en la empresa Indugraf e interrogó al director del semanario 'El Vallenc' -además de registrar su antigua sede- por su presunta relación con los preparativos del referéndum del 1 de octubre.

Puigdemont, que ha vuelto a advertir de que no acatará una eventual inhabilitación por parte del Constitucional, ha dado a entender que los Mossos no retirarán las urnas el próximo 1 de octubre. “Harán lo que tengan que hacer: defender los derechos de la gente y velar por la seguridad de las personas”, ha afirmado. “Entre retirar urnas o garantizar la seguridad de miles de personas creo que no hay duda”, ha señalado. Eso sí, ha pedido dejar tranquilos a los Mossos, justo el día el que el mayor del cuerpo, Josep Lluís Trapero, está citado por la Fiscalía para analizar la investigación por posibles preparativos del 1-O.

Penas de prisión

Tampoco teme ser encarcelado por firmar la convocatoria del referéndum para el 1 de octubre y hacer caso omiso de los requerimientos judiciales para que detenga el proceso. "No tengo miedo porque esto no se va a producir". Ya dijo el domingo en el discurso institucional de la Diada que está dispuesto a ir a por todas y lo repitió ayer ante los corresponsales extranjeros acreditados en España. Ratificó el compromiso inequívoco con el referéndum de autodeterminación que estampó el jueves por la noche en el decreto de convocatoria. Si el domingo dijo que ningún tribunal puede inhabilitarle y que lo tiene todo a punto de cara a 1-O, ayer aseguró que la opción de que no se haga la consulta ni siquiera la contempla.

Su determinación es absoluta, a pesar de que el Gobierno central ha advertido de que no habrá urnas, y a pesar también de que tiene ya una querella en curso de la Fiscalía por desobediencia, prevaricación y malversación. Esta última imputación podría acarrear penas de prisión por uso ilegal de fondos públicos. Una situación muy delicada, en lo político y en lo personal, pero que el presidente de la Generalitat ve inviable y se mostró ayer convencido de que no será detenido de aquí al 1 de octubre. Aunque nada se puede descartar en las próximas tres semanas.

Más informacón

El 2, en Bruselas

Puigdemont no confía en que Rajoy mueva ficha en las tres semanas que quedan hasta la consulta. Y por tanto, si gana el sí en el referéndum, avisó de que activará la ley de transitoriedad jurídica (que hoy anulará el Tribunal Constitucional), y se dispondrá a negociar con Madrid y Bruselas los términos de la secesión.

El presidente de la Generalitat hizo una referencia explícita al presidente de la Comisión Europea, de quien dijo que deberá recibirle a partir del 2 de octubre si el secesionismo se impone en la consulta. "Si gana el sí, nos habremos ganado el derecho a ser escuchados porque esperamos que desaparezcan las graves dificultades que nos hemos encontrado para hablar con el señor Juncker", dijo. "Si gana el sí –añadió– consideramos que tenemos el derecho a actuar como estado independiente y a interactuar directamente con la UE".

Bruselas, sin embargo, no ve con buenos ojos el proceso catalán. La Comisión Europea recordó la semana pasada, como ha hecho siempre hasta la fecha, que una eventual Cataluña independiente pasaría a ser un territorio externo a la Unión Europea y debería solicitar de nuevo la adhesión si quisiera volver a formar parte del bloque comunitario, «la misma posición» que mantiene desde 2004. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, afirmó, por su parte, que «cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro es una acción contra el marco legal de la Unión Europea».

Fotos

Vídeos