La policía recurrirá al ADN para saber si el joven de Madrid es un desaparecido italiano de 2011

M. SÁIZ-PARDO

madrid. Dicen los agentes de la Policía Nacional que el joven que creen que es Marcello Volpe parecía un «niño desvalido» cuando lo encontraron en la tarde del jueves deambulando sin rumbo por las calles la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, a una veintena de kilómetros de la capital. Totalmente desorientado, descalzo y desaliñado, el chaval no logró articular una sola palabra. Una prueba de ADN revelará si efectivamente es Volpe, porque la madre del desaparecido, tras verlo ayer cara a cara, no lo identificó al 100% debido a su aspecto tan cambiado después de seis años.

Los patrulleros nunca habían visto por la zona a ese joven. Los funcionarios que trabajan en Torrejón se jactan de conocer bien a cada uno de los vagabundos que se mueven por ese municipio y a este chico no lo habían visto en su vida.

Por supuesto, el misterioso chaval no llevaba documentación encima y los policías decidieron trasladarle a comisaría. Allí, comenzaron a establecer un leve hilo de comunicación con el joven, a base de gestos, dibujos y algunos retazos de escritura. Pero ni un solo dato que diera una pista de quién era. Las consultas a las asociaciones españolas de desaparecidos fueron negativas.

Los agentes empezaron entonces con la búsqueda internacional en la extensísima base de datos de señalamientos 'amarillos' de desaparecidos de Interpol. Y así, sin ningún tipo de pista, llegaron a la foto de un joven italiano que había desaparecido en Palermo el 12 de julio de 2011, justo en la víspera de su 20 cumpleaños. Los funcionarios se pusieron en contacto con la madre de aquel desaparecido. Laura Zarcone no podía creer las noticias que llegaban desde Madrid. No quiso esperanzarse. Ya había habido falsos avistamiento de su hijo antes. Ayer viajó a Madrid. Por la tarde se encontró con el joven, pero no pudo confirmar que sea él. El ADN despejará en breve la incógnita.

Fotos

Vídeos