Policía y Mossos liman asperezas con un golpe a la mafia georgiana

M. SÁIZ-PARDO

madrid. La Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra han comenzado a limar asperezas tras los graves desencuentros a raíz del papel de la policía autonómica durante el proceso independentista. Y ayer, finalmente, desataron el primer gran golpe coordinado contra una organización criminal. La primera operación conjunta de gran envergadura tuvo como objetivo la más antigua y arraigada mafia georgiana y fue el veterano fiscal anticorrupción José Grinda el que obró el 'milagro' de que los dos cuerpos vuelvan a compartir información sensible.

El operativo del Área Central de Crimen Organizado y del Área Central de Blanqueo de los Mossos y la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional se saldó ayer con 23 detenidos y trece registros en inmuebles y locales de la zona metropolitana de Barcelona (Barcelona capital, Hospitalet, Mataró, Gavà, Cornellà) y de Madrid. La red estaba dedicada al asalto de viviendas de lujo en la ciudad condal y al blanqueo del fruto de esos robos en países del Este.

Los dos cuerpos coincidieron en la investigación en enero de 2016 tras el asesinato en Terrassa (Barcelona), de dos miembros de este clan, entre ellos Gela Garishvili, lugarteniente del jefe de la mafia georgiana Gela Garishvili, detenido en 2010 y que cumple condena en Francia.

Desde entonces policías nacionales y mossos han seguido investigando codo con codo, sin llegar a interrumpir su colaboración a pesar de la crisis catalana, hasta el punto de que este operativo ha sido prácticamente el único de gran calado que se ha mantenido sin contratiempos.

Con los arrestos de ayer, la operación conjunta de estos meses arroja un balance de cerca de sesenta arrestos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos