La Policía investiga si el arnés del acróbata fallecido en Madrid se pudo romper

Miembros de los servicios sanitarios intentan reanimar sin éxito al acróbata que se precipitó al vacío en el Mad Cool. :: k. huesca / efe

Pedro Aunión, de 42 años, se precipitó al vacío durante su actuación a treinta metros de altura en el festival de música Mad Cool

R. C.

MADRID. Suspendido a treinta metros de altura, Pedro Aunión realizaba su coreografía aérea dentro de un cubo sin suelo pero sujetado por un arnés. Cuando iba a dar comienzo el concierto de Green Day en el festival Mad Cool, que se ha celebrado estos días en la Caja Mágica de Madrid, el acróbata se precipitó repentinamente al vacío ante la mirada atónita de las cerca de 45.000 personas que había en ese momento en el recinto y que seguían en una pantalla gigante la actuación en directo. Los servicios de emergencia acudieron rápidamente al lugar dónde Aunión había caído pero nada pudieron hacer por salvar su vida. Estuvieron intentando reanimarle sin éxito durante cerca de media hora, primero en el suelo y después en una UVI móvil.

Fuentes de la Policía Local de Madrid confirmaron que será la Unidad de Investigación y Coordinación Judicial, encargada de instruir los atestados por accidentes laborales, la que analice las causas del suceso. Aunque eran muchas las cámaras que en ese momento seguían la progresión del acróbata sobre el aire, quienes presenciaron el accidente más de cerca no pudieron explicar si se había soltado el arnés que lo sujetaba o si la cuerda era demasiado larga para detener su caída antes de alcanzar el suelo.

Las primeras hipótesis apuntan a que el arnés pudo ceder o romperse, ya que Pedro Aunión, de 42 años, era un experimentado acróbata con una larga trayectoria, que se había formado en las escuelas de Pilar López, Cristina Rota y en el Real Conservatorio de Danza.

Tras el accidente, la organización emitió un comunicado mostrando su pesar por el fallecimiento del acróbata y asegurando que la programación continuaría «por razones de seguridad», lo que fue duramente criticado en las redes sociales. Veinte minutos después el espectáculo continuaba y el grupo Green Day, el cabeza de cartel, se subía al escenario entre petardos y fuegos artificiales.

Los organizadores insistieron ayer en un nuevo comunicado que trataron de evitar situaciones «de pánico y tensión» que habrían sido «contraproducentes y arriesgadas». «Si el festival no paró fue porque en una decisión coordinada entre los responsables de seguridad y los cuerpos de seguridad del Estado, se desaconsejo hacerlo», arguyeron.

Aunión será incinerado y despedido hoy en el tanatario de San Isidro por familiares, amigos y numerosos compañeros de profesión. «Estaba haciendo lo que más le gustaba», recordó su hermana.

Fotos

Vídeos