Policía y Guardia Civil amagan con una huelga de celo si no hay equiparación salarial

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, junto al delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Milo, y el Jefe Superior de Policía de Cataluña, Sebastián Trapote (d), ayer en el complejo policial de la Verneda. :: efe/
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, junto al delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Milo, y el Jefe Superior de Policía de Cataluña, Sebastián Trapote (d), ayer en el complejo policial de la Verneda. :: efe

Zoido asegura que el Gobierno ya ha «hecho números» y que la igualación con Mossos y Ertzainza empezará el año que viene

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. La Policía y la Guardia Civil están dispuestas a poner esta vez toda la carne del asador para conseguir una reivindicación que lleva 30 años encima de la mesa: la equiparación salarial con los Mossos d'Esquadra, la Ertzaintza, la Policía Foral de Navarra y los cuerpos municipales. Ayer lanzaron un órdago al Ministerio del Interior: si la promesa de comenzar la igualación de los sueldos no se convierte en una realidad en los próximos meses habrá una huelga de celo en las fuerzas de seguridad del Estado.

Los cinco sindicatos de Policía Nacional y las ocho asociaciones profesionales de guardias civiles, además del colectivo Jusapol que ha convertido la igualación en su bandera, anunciaron ayer que están dispuestos a poner en marcha un programa de trabajo a reglamento para tratar de colapsar la administración si el Gobierno no concreta sus promesas antes de mediados de enero.

Las fuerzas de seguridad del Estado tienen prohibido por ley el derecho a huelga, pero las centrales sindicales de la Policía anunciaron hoy todo tipo de movilizaciones solo minutos después de que declarar el conflicto colectivo al departamento que dirige Juan Ignacio Zoido. Las organizaciones laborales del instituto armado no pueden ejercer esta medida de fuerza, pero exigieron reuniones urgentes con los órganos directivos.

Las fuerzas de seguridad del Estado nunca han llevado a cabo una huelga de celo, y mucho menos de manera conjunta, pero los responsables de los sindicatos y organizaciones ya preparan sus estrategias, entre ellas, provocar colas en los controles de aeropuertos y pasos fronterizos, retrasos en las expediciones del DNI y eternas esperas en los controles de carretera de seguridad vial.

Los catorce colectivos policiales recriminaron a Interior su «silencio» después de que el pasado septiembre le remitieran una propuesta de equiparación salarial que cuantificaron en un total de 3.000 millones de euros en el plazo de tres años: 500 millones en 2018, 1.000 millones en 2019 y 1.500 millones en 2020.

Sacrificios en Cataluña

Los sindicatos y asociaciones están convencidos de que están más cerca que nunca de la ansiada equiparación después de los «sacrificios» realizados por las fuerzas de seguridad del Estado durante el 'operativo Copérnico' contra el proceso separatista en Cataluña. Por eso, los representantes de los agentes no quieren ni siquiera esperar a que haya presupuestos ya que están convencidos de que el aumento salarial puede hacerse con un crédito extraordinario o a través de un decreto ley. Los catorce colectivos saben que Ciudadanos ha supeditado su apoyo a los presupuestos a un compromiso de equiparación en tres años y presionan con ello.

Zoido intentó aplacar ayer un poco los ánimos y anunció que el Gobierno ya «tienen hechos los números» y que la equiparación ya ha «empezado su camino», aunque no reveló cuáles son esos números ni los plazos. En cualquier caso, el ministro garantizó que en los próximos presupuestos habrá una partida destinada a una mejora salarial «justa» que tienda hacia la equiparación.

Las tablas con los agravios salariales circulan por todas las comisarías y las comandancias. Es difícil sacar medias porque los complementos y pluses de cada cuerpo son muy diferentes, pero valga como ejemplo la aproximación que más se repite. Sueldo base bruto de un agente con los complementos mensuales mínimos en cada cuerpo: un ertzaina llega a los 2.500 euros; un mosso, casi a los 2.300; un policía y un guardia civil, apenas pasan de los 1.700 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos