Podemos purga a Bescansa de la Comisión Constitucional y coloca a Montero

M. A.

MADRID. Carolina Bescansa ha caído en desgracia. La dirección de Podemos ha decidido apartar a la diputada como vocal en la Comisión Constitucional del Congreso y sustituirla por la portavoz parlamentaria Irene Montero. Una purga que coincide en el tiempo con las críticas vertidas por la cofundadora del partido, que hace unas semanas advirtió durante una reunión del grupo del desgaste que podría sufrir el partido morado si mantenía su estrategia sobre Cataluña.

Montero restó ayer importancia a ese relevo y señaló que Bescansa, como experta en sociología política y análisis electoral, seguirá colaborando en los trabajos relativos a la reforma constitucional «como así se lo hemos pedido». La portavoz consideró oportuno, además, que en este órgano estén los miembros de la dirección del grupo parlamentario si en un futuro se va a debatir una reforma de la Carta Magna. «Es una de las reformas más importantes de esta legislatura y tienen que estar ahí las personas más votadas por los inscritos», justificó.

Durante la batalla que mantuvieron Pablo Iglesias e Íñigo Errejón por hacerse con los mandos de Podemos, Bescansa nunca llegó a significarse de forma clara por el líder morado, que se sintió traicionado por una de sus personas de máxima confianza. Y eso acabó por pasarle factura. Tras Vistalegre II, Iglesias reincorporó al que fuera responsable de Economía del partido, Nacho Álvarez, que dejó junto a Bescansa sus cargos antes de que se conformase la nueva Ejecutiva morada. Pero no hizo lo propio con la diputada a la que relegó a la tercera fila de la Cámara baja.

Fotos

Vídeos