Podemos y Ciudadanos defienden eliminar el 3% de los votos para lograr un escaño

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ayer. :: k. huesca / efe/
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ayer. :: k. huesca / efe

La formación de Pablo Iglesias aún está a la espera de que el PSOE responda a su oferta de reunión para discutir la reforma electoral

ANDER AZPIROZ

madrid. Unidos Podemos y Ciudadanos no tiran la toalla en su empeño de sacar adelante una reforma de la ley electoral, y ello a pesar de que el PP ya ha adelantado que votará en contra de una iniciativa que podría hacerle perder hasta 15 escaños con respecto a las últimas generales, y que el PSOE haya afirmado que no apoyará un cambio de este calado sin que los populares se suban al carro.

Lejos de rendirse, Pablo Iglesias añadió ayer un nuevo elemento a su propuesta. Consiste en eliminar la barrera del 3% de los votos para poder acceder a un escaño, una idea a la que no se opone Ciudadanos. De no existir este requisito, los animalistas del Pacma, primer partido extraparlamentario en las elecciones del 26 de junio de 2016, habría conseguido un diputado por la provincia de Barcelona en detrimento, precisamente, de la confluencia catalana de Podemos.

Pese a ser los únicos perjudicados, los podemistas defienden eliminar este mínimo del 3% bajo el argumento de la proporcionalidad, si bien tampoco se escapa que el objetivo de los morados es sumar al mayor número de fuerzas políticas a su causa. Cuantos más partidos la apoyen, dicen, mayor será la presión para que PP y PSOE se sumen a ella. En cualquier caso, la principal apuesta de Podemos es cambiar el sistema del reparto de escaños. Los morados abogan por mejorar el voto en el exterior o rebajar a los 16 años la edad para ejercer el derecho de sufragio -es la fuerza más votada entre los jóvenes, según el CIS-, pero éstas son propuestas a las que la dirección podemista estaría dispuesta a renunciar si es necesario. No lo hará, sin embargo, con el cambio de la Ley d'Hont al método Sainte-Laguë ya que, insistió ayer Pablo Echenique, el segundo es más proporcional que el primero.

Frente a la quincena de escaños que perdería el PP respecto a 2016, Ciudadanos ganaría doce y Unidos Podemos seis, mientras que el PSOE cedería un asiento en la Cámara baja. Echenique negó que, como denuncia el PP, con la reforma se perjudique a las provincias más despobladas ya que estarían igual de representadas pero con los escaños mejor repartidos, aseguró el secretario de Organización. En Teruel, donde se reparten tres diputados, el PP, según sus cálculos, cedería uno de sus dos escaños a Podemos y en Segovia se repetiría la situación aunque con Ciudadanos como beneficiario.

Negociación

Ciudadanos se reunió la pasada semana con el PSOE para tratar la reforma, pero, según se lamentó José Manuel Villegas tras un encuentro que se prolongó durante hora y media, los socialistas no presentaron una sola propuesta. Los liberales se sentarán mañana con el PP, aunque el desencuentro se da por descontado. Aún así, la portavoz liberal, Inés Arrimadas, recordó este lunes que el PP se comprometió en el pacto de investidura de Mariano Rajoy a apoyar una ley electoral «más proporcional, justa y moderna».

En Podemos se sigue a la espera de una respuesta a la oferta de reunión que se le trasladó al PSOE la semana pasada. Iglesias recordó que los socialistas llevaban la reforma en su programa por lo que «no tienen motivos objetivos para oponerse».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos