El PDeCAT acusa a la CUP de frenar el proceso

La tensión entre ambas formaciones secesionistas va en aumento a causa del turismo

R. C. BARCELONA.

Las diferencias que ya de por sí mantiene el PDeCAT con la CUP se agrandan por momentos a cuenta del turismo y la campaña de las juventudes anticapitalistas para combatirlo. El consejero de Territorio de la Generalitat, Josep Rull, afirmó ayer que el comportamiento de la CUP resta apoyos al independentismo debido a una radicalidad que no comparten muchos catalanes pese a que se identifiquen con el independentismo. En opinión de Rull, la CUP mantiene «unos planteamientos ofensivos que acaban restando» y acusó ademas a la formación de ultraizquierda de buscar el conflicto y castigar a quien no les haga caso.

El consejero de Territorio también respondió a la diputada anticapitalista Anna Gabriel, quien exigió la destitución del consejero de Turismo, Santi Villa, porque la Generalitat se haya presentado en la causa abierta por el asalto de un autobús. Según Rull, «los actos vandálicos son vandálicos aunque defiendan un principio legítimo». Se da la circunstancia que dentro del Gobierno catalán Villa es uno de los miembros con perfil menos independentista, un factor que también puede haber pesado en la petición de la CUP.

Este es el último episodio de una larga serie de desencuentros entre el PDeCAT, formación de centro derecha, y los anticapitalistas independentistas. A ambas fuerzas solo les une el anhelo por una Cataluña independiente. Todo lo que se salga del proceso evidencia que unos y otros son incompatibles.

Esta semana, la antigua Convergència expresó su hondo malestar por el cartel de la CUP para la campaña del 1 de octubre, en el que figura una mujer que barre de Cataluña al Reo o Mariano Rajoy, pero también a Artur Mas o Jordi Pujol. Desde el PDeCAT se consideró que colocar al expresident catalán, «un condenado por demócrata» junto al presidente del Gobierno «es miserable».

Fotos

Vídeos