El Parlament aboga por derrotar al terror desde la convivencia y la diversidad

Puigdemont y Colau (al fondo) durante el minuto de silencio en el Parlamento catalán. :: M. Pérez / Efe
Puigdemont y Colau (al fondo) durante el minuto de silencio en el Parlamento catalán. :: M. Pérez / Efe

La Cámara catalana lanza un mensaje unánime de repulsa pactado desde el PP hasta la CUP contra los atentados

CRISTIAN REINO BARCELONA

Un día antes de la gran manifestación prevista en Barcelona y ocho días después de los trágicos atentados de Las Ramblas y Cambrils, que han conmocionado para siempre a la sociedad catalana, el Parlament lanzó ayer una llamamiento unánime a derrotar al terrorismo desde la diversidad cultural y la convivencia pacífica.

La Cámara autonómica celebró un pleno solemne y guardó un minuto de silencio para condenar los «brutales atentados» cometidos por una célula yihadista el 17 de agosto y para unirse al «dolor» de las víctimas y los familiares.

Con el recuerdo de las 15 personas asesinadas, la presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, leyó un texto de repulsa al terrorismo, consensuado por todos los grupos, desde el PP hasta la CUP, en el que puso en valor la respuesta cívica que ha dado la sociedad catalana ante la acción de los terroristas, cuyo «objetivo es generar «odio y miedo».

El Parlamento catalán, que se prepara para una batalla intensa en las próximas semanas hasta el referéndum del 1 de octubre, logró aparcar por unas horas las diferencias que hay entre sus grupos parlamentarios y envió un mensaje de unidad -previo al que lanzará hoy la ciudadanía en la manifestación- y de forma excepcional todas las fuerzas políticas secundaron la declaración de condena del terrorismo.

La Cámara catalana fue enérgica en la repulsa de la violencia terrorista y al mismo tiempo quiso agradecer la «tarea excelente de los servicios de emergencias y de urgencias médicas, y también la de los cuerpos de seguridad», convertidos en héroes anónimos. También aplaudió las «muestras internacionales de solidaridad recibidas», una apelación criticada en privado desde las filas constitucionalistas, pues se omitían la colaboración del Gobierno central, la actuación de la Policía y la Guardia Civil y los innumerables mensajes de apoyo procedentes del resto de España.

Violencia extrema

Forcadell, según el comunicado consensuado, se felicitó por la respuesta que ha dado la gente, que ha demostrado madurez democrática y cívica en un momento de «dolor» provocado por «acciones terroristas de violencia extrema». El texto en ningún momento mencionó el terrorismo yihadista. Según Forcadell, es loable que la sociedad haya sabido distinguir entre la «utilización espúrea de las religiones como fuente de extremismo violento y la pacífica convivencia de las diversas identidades religiosas presentes en Cataluña».

«El execrable objetivo último de los terroristas es generar miedo y odio a la sociedad contra la que atentan y aniquilar valores esenciales como la libertad o el respeto a la diferencia», según el texto de los grupos catalanes.

Por ello, el Parlamento autonómico hizo una llamada a «continuar trabajando por la democracia y la cohesión social». «La pluralidad sólo puede defenderse desde la democracia, y la democracia es la garantía para vivir en una sociedad plural y diversa y, al mismo tiempo, cohesionada», señaló.

En este sentido, el Parlamento catalán reafirmó su compromiso «con la cultura de la paz», lo que obliga, según la presidenta, a profundizar en valores como la tolerancia y el diálogo y a hacer una labor de prevención de los extremismos violentos. Una cultura de paz, dijo, que debe apostar por la resolución de los conflictos armados y por la superación de las situaciones de injusticia.

Más

Fotos

Vídeos