La oposición habla de golpe de Estado y pide elecciones

Los constitucionalistas insisten en que Puigdemont declaró la independencia, por mucho que sea «en diferido» o «a plazos»

R. C.

barcelona. «Esta es la crónica de un golpe anunciado». La líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, enmendó ayer de arriba abajo el discurso de Carles Puigdemont en el que asumió el mandato de realizar la independencia y dejó en suspenso los efectos de la misma para dar una oportunidad al diálogo. «Ustedes son del peor nacionalismo que ha existido en Europa», espetó la diputada de Ciudadanos al presidente de la Generalitat, al que acusó de haber declarado la independencia, por mucho que sea «en diferido» o «a plazos».

Arrimadas señaló que «nadie fuera de su ámbito» reconoce los resultados del 1-O y advirtió a Puigdemont de que no tiene apoyos suficientes, excepto de aquellos que quieren «romper» Europa al aludir a algunos grupos ultras europeos. Durante su intervención la dirigente liberal exhibió un pasquín de la antigua Convergencia en la que se podía leer «La España subsidiada vive a costa de la Cataluña productiva» y recordó, además, que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, dijo en 2008, entre otras cosas, que los catalanes tienen más proximidad genética con los franceses que con los españoles. «¿Esto es querer a los españoles?», se preguntó al referirse al discurso de Puigdemont. «Eso es el nacionalismo más rancio, se han equivocado de siglo y de lugar», subrayó.

El líder del PSC, Miquel Iceta, remarcó en su turno de réplica que el presidente catalán «no puede suspender una declaración (de independencia) que no ha hecho» y le pidió convocar elecciones para que los catalanes voten «con garantías», porque «no queremos volver atrás 300 años ni cuarenta». «La resolución del problema solo pueden ser unas elecciones que permitan votar a todos con igualdad, con garantías y optar por proyectos políticos diferentes que puedan tener legitimidad democrática profunda de futuro», señaló el socialista.

En su comparecencia, el presidente del PPC, Xavier García Albiol, exigió a Puigdemont una propuesta de diálogo «asumible» y dentro del marco legal, advirtiéndole de que no habrá ninguna negociación para pactar la independencia de Cataluña. «¿De qué quieren hablar, de cómo volamos la soberanía nacional, de si lo hacemos en dos, cuatro u ocho meses?», planteó al presidente catalán.

La hoja de ruta independentista, añadió el dirigente popular, solo ha comportado inseguridad económica y ha puesto en riesgo las instituciones catalanas, aunque también ha tenido un efecto muy positivo, que es el de «despertar» a la mayoría silenciosa de catalanes que también se sienten españoles y unirles para defender la democracia.

Fotos

Vídeos