Las otras opciones de la Generalitat para tramitar la ley

La decisión de la Mesa del Parlamento catalán de no tramitar la ley del referéndum deja abiertas todas las puertas sobre el mecanismo a utilizar para blindar la consulta con la «legalidad catalana» prevista por el Gobierno de Puigdemont. Antes del primer pleno del curso político, que se celebrará el 6 y 7 de septiembre, el órgano se tiene que reunir nuevamente en dos ocasiones, el 22 y el 29 de agosto por lo que aún cabe la posibilidad de admitir la norma por esa vía. Tampoco está descartado que el Ejecutivo catalán asuma la responsabilidad y la tramite por su cuenta como proyecto de ley, ya que los plazos de aprobación son más cortos y podría reclamarse el procedimiento de lectura única sin desobedecer ninguna suspensión del Tribunal Constitucional.

Los independentistas podrían acogerse al artículo 83.1 del reglamento de la Cámara autonómica que permite alterar el orden del día del pleno si así se acuerda, a petición de dos grupos parlamentarios o una quinta parte de los diputados -Junts pel Sí y la CUP suman mayoría absoluta- y, de esta forma, colar por la puerta de atrás la ley del referéndum. Otra posibilidad que apunta maneras es que el Gobierno de Puigdemont tire de decreto ley, una vía aún más rápida porque entraría en vigor el día después de su publicación en el Diario Oficial de la Generalitat, el BOE catalán.

Fotos

Vídeos