La ANC, Ómnium, UGT y CCOO convocan una marcha el 15 de abril

El soberanismo civil prepara una gran manifestación en defensa de los presos mientras Torrent busca la unidad política

C. R. BARCELONA.

Plataformas secesionistas, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil catalana han convocado una manifestación el domingo 15 de abril en defensa de los dirigentes soberanistas que permanecen en prisión.

Entidades como la ANC, Òmnium Cultural, CC OO, UGT, el Consejo de la Juventud, la Confederación de Asociaciones de Vecinos, la Unión de Federaciones Deportivas, Unió de Pagesos y la Asociación de Actores y Directores presentaron ayer el que han llamado Espacio Democracia y Convivencia, un foro al margen de los partidos que tiene como objetivo «defender las instituciones catalanas, la convivencia, la cohesión social y los derechos y libertades fundamentales de la ciudadanía que se han visto vulnerados en nuestro país».

La manifestación se ha convocado el 15 de abril porque se cumplirán los seis meses del ingreso en prisión de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart y también porque quieren «protestar en contra del exilio, las prisiones preventivas y las restricciones de derechos fundamentales».

Espacio Democracia y Convivencia pide asimismo que los problemas políticos tengan «una respuesta política y no una represiva», y reivindica la necesidad de encontrar espacios de diálogo y llama a la sociedad catalana a responder de manera pacífica y firme.

La iniciativa surge en paralelo a la que ha puesto en marcha el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, que pretende formar un «frente social y democrático por los derechos y las libertades» con los cuatro partidos soberanistas, así como con sindicatos y organizaciones empresariales, similar al extinto Pacto Nacional por el Derecho a Decidir.

El soberanismo busca foros donde tejer una cierta unidad, pues ya hace tiempo que no es capaz de ir de la mano. Si en el ámbito político JxCat, ERC y la CUP no han sido aún capaces de ponerse de acuerdo para formar gobierno, la misma desunión se está produciendo en el secesionismo civil. Así, mientras los CDR pugnan por hacerse con el control de la calle, a la ANC y Ómnium Cultural les cuesta cada vez más ponerse de acuerdo en la estrategia. Las decisiones del juez Llarena, en cualquier caso, han abierto una tregua entre los diferentes sectores del independentismo, que sí han sido capaces de encontrar lazos de unión para protestar contra los encarcelamientos y a favor de los presos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos