Los nuevos consejeros dicen estar dispuestos a llegar al final

C. REINO

barcelona. Un día después de tomar posesión como consejeros, los nuevos miembros del Ejecutivo catalán reafirmaron su voluntad de llegar hasta el final en el desafío con España y aseguraron que ya no hay espacio para los blandos, dudosos o los que les tiemblan las piernas.

El nuevo consejero de la Presidencia y portavoz, Jordi Turull, verbalizó ayer el compromiso del Gobierno catalán con el referéndum del 1 de octubre y la voluntad de no dar marcha atrás. En su primera manifestación en su nuevo cargo, Turull quiso lanzar un mensaje contundente para que quede claro que este es el Gobierno del 1-O y que la determinación es absoluta y compartida. Se han acabado las dudas que se cernían sobre los dirigentes nacionalistas, algunos porque no compartían la estrategia y otros porque temían por su patrimonio. «Todo lo que tenga que ver con el 1-O no será un problema, sino un honor», afirmó el hasta hace bien poco presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí. «Este nuevo Gobierno está absolutamente comprometido y determinado», dijo. Una velada enmienda al anterior, que si saltó por los aires fue precisamente porque no todos sus miembros tenían claros los pasos a seguir.

La primera gran crisis de gobierno de Puigdemont se ha saldado con el cese de cuatro consejeros (tres el viernes, además de Jordi Baiget, la semana pasada), así como la destitución del secretario del Ejecutivo. Aunque han saltado el 25% de los miembros, Turull no descartó que pueda haber más cambios, sobre todo en un segundo nivel. Uno de los que está en el punto de mira es Albert Batlle, director de la Policía catalana y que está señalado por los independentistas como un obstáculo para el 1-O. El nuevo consejero, Joaquim Forn, no descartó ayer su destitución.

El titular de Interior advirtió de que no le temblará el pulso y ante la pregunta de si la Policía catalana acataría tener que retirar las urnas el 1-O por orden judicial, dijo que el Gobierno de Puigdemont «facilitará que la gente pueda ir a votar con toda la tranquilidad».

Fotos

Vídeos