Una niña de once años se niega a volver a Chequia con su madre, a la que acusa de maltrato

R. C. TARRAGONA.

M. tiene once años y una cosa muy clara: no quiere volver con su madre, que vive en la República Checa, porque la maltrataba. «Cada vez que hablo de este tema con M. se pone muy nerviosa, con ansiedad y llora», aseguró Antonio Miquel, su padre al 'Diari de Tarragona'. La lucha de este padre comenzó hace más de un año y medio, cuando decidió que la pequeña se quedaba en España y no volvía con su madre. De esta manera, rompía el acuerdo de custodia compartida que había conseguido en la justicia checa.

Sin embargo, los tribunales españoles le obligan a devolver a la pequeña. El Juzgado de Primera Instancia número 5 de Tarragona ordenó a Miquel presentar los billetes de avión para que M. vuele ya al país centroeuropeo. «Volver a Chequia supondría un trauma irreversible para mi hija», apuntó Miquel, que se «declara» incapaz de hacer cambiar de opinión a su hija. «Se tapa las orejas y no quiere ni oír hablar de esto», añade Miquel, que, en sus alegaciones ante el tribunal, propuso pagar los billetes de avión de la madre para que viajara desde Praga para que intente convencer a la menor de que debe volver con ella. Miquel promete seguir luchando y, ayer, recibió el cariño de decenas de vecinos que se manifestaron en la calle para demostrarle su apoyo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos