Muere el piloto de un caza del Ejército que se estrelló tras participar en el desfile

Restos del caza estrellado ayer, pilotado por Borja Aybar. :: reuters

Defensa investiga por qué el capitán Borja Aybar, con más de mil horas de vuelo, no se eyectó del Eurofighter antes de caer a tierra

M. SÁIZ-PARDO / J. V. MUÑOZ

Madrid / toledo. «Incomprensible». En la albaceteña base de Los Llanos nadie encuentra explicación al accidente del Eurofighter y, menos aún, al hecho de que el experimentado piloto del aparato, Borja Aybar, capitán de la 61ª promoción del Ejército del Aire, no se eyectara del caza antes de que el aparato se precipitara ayer contra el suelo.

Aybar fue a estrellarse a las 12:09 horas contra un sembrado a solo 900 metros de la pista de aterrizaje y cuando ya ha había iniciado las maniobras para tomar tierra, acompañado de los otros tres Eurofighter del Ala 14 del Ejército del Aire con base en Los Llanos. Solo 50 minutos antes habían desfilado en formación, junto a otras 74 aeronaves, sobre el paseo de la Castellana de Madrid sin ningún incidente. Según fuentes militares, tampoco durante su regreso a Albacete, Aybar reportó a sus compañeros problemas con el caza. Sin embargo, el capitán, de 34 años y con 1.189 horas de vuelo en cazas de combate y otras 681 en otras aeronaves, perdió el control en cuestión de segundos cuando la escuadrilla ya había obtenido el permiso para aterrizar, una maniobra -explican fuentes de la investigación- muy sencilla, y más ayer con un meteorología óptima, con cielo despejado y apenas viento.

Responsables de Defensa llamaron a no especular. «El piloto no usó el sistema de escape del avión. Eso hace imposible determinar las causas concretas del siniestro hasta que la CITAAM (Comisión para la investigación técnica de accidentes de aeronaves militares) complete una investigación en profundidad», apuntaron portavoces del departamento que dirige María Dolores de Cospedal, que anunciaron que solo minutos después de la tragedia un equipo de esta comisión se desplazó a Los Llanos.

«Tres opciones»

A falta de esa investigación sobre el motivo por el que Aybar perdió el control de la aeronave, expertos aeronáuticos sí que avanzaron que solo existen «tres opciones» para que el capitán no saltara una vez entró en pérdida: o que perdiera el conocimiento, o que fallara el sistema de eyección (algo poco probable) o, y esta es la tesis que con más fuerza barajan en Defensa, que el piloto intentara seguir al mando del aparato para que éste no se dirigiera hacia un núcleo poblado.

La base de Los Llanos se encuentra a solo cuatro kilómetros al sur de Albacete y el Eurofighter fue a caer entre la pista de aterrizaje y la ciudad, a escasos metros del parque de La Pulgosa, un paraje muy visitado por los albaceteños, sobre todo en días de fiesta como ayer. Sin embargo, el aparato fue a estrellarse justo en el único páramo de la zona que no está habilitado como parque por lo que no hubo que lamentar víctimas mortales, salvo el piloto militar. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la ministra de Defensa abandonaron apresuradamente la recepción en el Palacio Real con motivo del 12-O para desplazarse hasta Los Llanos para dar el pésame a la mujer del capitán que, junto a su hijo de corta edad, se encontraba precisamente en la base aguardando el regreso de Borja Aybar cuando se produjo el accidente. Horas después, el Rey telefoneó a la viuda del piloto fallecido. El de ayer no fue el primer accidente en Los Llanos. En 2015, en uno de los peores accidentes de aviones militares en España, un F-16 griego causó diez muertos al estrellarse contra un grupo de militares (ocho franceses y dos griegos) que desde tierra contemplaban unos ejercicios de la OTAN en Albacete.

El caza de pilotaba Aybar es el tercer Eurofighter que cae en suelo español en otros tantos accidentes. El primero fue 2002, cuando un prototipo de este avión, que todavía no pertenecía a la Fuerza Aérea española, se estrelló en un vuelo de prueba en la localidad toledana Belvis de la Jara (Toledo). Sus dos ocupantes lograron eyectarse antes del impacto. En 2010, un oficial de Arabia Saudí se estrelló en un vuelo de instrucción con un aparato español poco después de despegar de la base aérea sevillana de Morón de la Frontera. En junio de 2014, cayó también cerca de Morón otro 'eurocaza', falleciendo su piloto, el capitán Fernando Lluna Carrascosa.

Fotos

Vídeos