Los Mossos, «preocupados» por los cambios en Interior

C. REINO BARCELONA.

La salida de Albert Batlle de la Dirección General de la Policía catalana vuelve a situar a los Mossos d'Esquadra en el centro de la polémica política por el papel que puedan jugar en el 1-O. Los principales sindicatos del cuerpo autonómico criticaron ayer los cambios en la Consejería de Interior, con la destitución de Jordi Jané y la renuncia de Batlle.

Los funcionarios, que también pueden incurrir en delitos si colaboran con el referéndum y que pueden ser condenados a pagar elevadas multas e incluso se arriegana penad de cárcel, advirtieron al presidente de la Generalitat de que los relevos generan «incertidumbre», «inestabilidad» e «inseguridad». Los agentes exigen además a los nuevos responsables de Interior «instrucciones claras» de cara al referéndum y que no se les utilice como una «herramienta política».

El portavoz del sindicato SAP-Fepol, mayoritario en los Mossos d'Esquadra, Valentín Anadón, recalcó a Efe que los Mossos d'Esquadra tienen la obligación de defender los derechos y libertades de acuerdo con la ley, y que actúan guiados por el respeto a la seguridad jurídica. Anadón emplazó al nuevo consejero y al futuro director de la policía catalana que «no olviden» que esa es su función y que formar un cuerpo que es «de todos los catalanes».

Los agentes del cuerpo policial autonómico tienen que cumplir la ley, afirmaron desde el sindicato SPC, mientras que desde el SME instaron a los miembros del Ejecutivo a que no ponga «en un compromiso» a los uniformados.

Fotos

Vídeos