Los Mossos abaten al yihadista de Las Ramblas y dan por neutralizada la célula

Los Mossos abaten al yihadista de Las Ramblas y dan por neutralizada la célula

Los agentes matan a Younes Abouyaaqoub escondido entre Subirats y Sant Sadurní d'Anoia tras el aviso de una vecina

RAMÓN GORRIARÁN

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quiso poner la firma en cuatro idiomas a una sucesión de horas frenéticas y anunció solemne que «poco antes de las cinco de la tarde» dos mossos habían abatido a Abouyaaqoub en «unas viñas» entre Sant Sadurní d'Anoia y Subirats. Pero el protagonista de la jornada era el mayor Josep Lluís Trapero, que con el agotamiento cincelado en el rostro relató los hechos. A las 15.30 horas, explicó el jefe operativo de los Mossos d'Esquadra, se recibió un aviso de dos mandos de la Policía catalana que indicaron que «cerca de la estación de Renfe» de Sant Sadurní habían visto a una persona que se ajustaba a las características físicas de Abouyaaqoub, (1,80 de estatura, moreno y pelo corto).

Pero fue sobre todo la información de una vecina de Subirats que dijo que «no tenía duda» de que había visto al autor material del atentado cuando se acercaba al municipio y que al verse descubierto huyó. La mujer, que aseguró tener conocimientos de fisonomía, dio un detalle revelador que le había llamado la atención: el hombre, a pesar del calor, iba con una camisa de manga larga. A partir de ahí, prosiguió Trapero, se perimetró San Sadurní, uno de los principales centros catalanes de producción de cava, y el vecino Subirats.

Solo y escondido.

Dos agentes de seguridad ciudadana que rastreaban unos viñedos entre ambas localidades detectaron a un hombre «agachado» y escondido entre las parras, y le dieron el alto. Abouyaaqoub llevaba la camisa abierta con una camiseta debajo y adosado a ella un cinturón que simulaba estar cargado de explosivos (igual que los abatidos en Cambrils). Gritó «Alla uh Akbar» («Alá es grande») y los mossos abrieron fuego. Tras un reconocimiento facial, se comprobaron las huellas y hallaron 12 puntos de coincidieron que permitieron asegurar que era el autor material del atentado en Las Ramblas y el asesinato de Pau Pérez.

LAS CLAVESUna mujer descubrió a Younes al acercarse al pueblo y sospechó de su rostro y su vestimenta El jefe operativo de los Mossos da por desarticulada la célula que perpetró los atentados El presunto cerebro de la célula yihadista, Abdelbaki Es Satty, murió en la explosión de AlcanarLa activación de este sistema inmovilizó la furgoneta que arrolló a los peatones en La Rambla

Younes Abouyaaqoub estaba solo cuando fue localizado y abatido, explicó el mayor de los Mossos d'Esquadra. Lo que no contó Trapero fue cómo había llegado hasta allí. Es posible incluso que lo hiciera caminando porque desde Sant Just Desvern, donde fue visto por última vez, a Sant Sadurní d'Anoia hay 40 kilómetros por carrera y 25 kilómetros campo a través. Una distancia que se puede recorrer a pie con facilidad en tres días y medio a pesar de las precauciones que tuvo que tomar para no dejarse ver.

El jefe policial lo que sí hizo fue dar por desarticulada la célula yihadista de los atentados del jueves, una conclusión a la que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, llegó el sábado y que a la vista de los hechos fue precipitada porque el autor material no estaba identificado, no lo fue hasta ayer mismo, y se ignoraba el paradero de varios miembros de la célula. Los Mossos d'Esquadra también rebatieron al ministro en aquel momento. «Hemos dado cuenta de ellos», apuntó Trapero. Hay, enumeró, cuatro detenidos, cinco abatidos en Cambrils por los agentes, dos fallecidos en el chalé de Alcanar a los que hay que sumar el fallecido Abouyaaqoub. «Los doce están detenidos o abatidos», resumió el mayor, que no dio por cerrada la operación y tampoco descartó futuras detenciones en España u otros países en una investigación que puede prolongarse «meses».

El imán estaba en Alcanar

Ayer también quedó despejada una de las incógnitas que sobrevolaban sobre la investigación, el paradero del imán de Ripoll y presunto cerebro de la célula yihadista. Abdelbaki Es Satty murió en la deflagración del chalet del municipio tarraconense de Alcanar del pasado miércoles. Trapero dijo ayer por la mañana que había «indicios sólidos» para creer que el clérigo había fallecido en la explosión, pero por la tarde confirmó su deceso. «Los restos del imán -apuntó el mando policial- estaban allá» y así lo confirmaron las pruebas de ADN.

Las fuerzas de seguridad habían encontrado a primera hora la furgoneta en la que se desplazaba Abdelbaki Es Satty a 15 kilómetros de la vivienda abandonada de Alcanar que servía de base de operaciones del grupo yihadista durante los últimos meses. Un hallazgo que incrementó las sospechas de que los restos del religioso estaban bajo los escombros, junto al centenar de bombonas de butano y metano que habían almacenado los terroristas para elaborar explosivos, entre ellos el triperóxido de acetona también conocido como 'la madre de Satán'.

En este punto Trapero defendió la actuación de los Mossos y justificó que en un primer momento se sospechara de un laboratorio del narcotráfico y no de una base de yihadistas porque no se encontraron las bombonas, que estaban bajo los cascotes, y, en cambio, se halló acetona, «un componente que se utiliza en los laboratorios de tráfico de droga». Reclamó, por tanto, que «no se haga el juego sucio» de criticar la actuación policial y extraer ahora conclusiones que no se podían alcanzar en los primeros momentos con los datos que había. Nadie, subrayó el jefe operativo de los Mossos, avisó de que hubiera una acumulación de bombonas en el chalé y no había ninguna sospecha de actividades ilegales. Tampoco el banco propietario del inmueble denunció nada.

Admitió, aunque ya lo había hecho antes, que la explosión de Alcanar fue el catalizador de unos ataques previstos para unos días después y con intenciones mucho más mortíferas. Fuentes de la investigación tienen la convicción de que el plan consistía en cargar tres furgonetas con los explosivos para hacerlas detonar de forma simultánea en distintos puntos de Barcelona. Al no poder hacerlo, optaron por ataques más rudimentarios aunque también sangrientos.

Otro detalle que salió ayer a la luz, aunque no fuera por boca del mayor de los Mossos sino por fuentes de la investigación, fue la razón por la que se detuvo la furgoneta que conducía Abouyaaqoub tras recorrer 600 metros de La Rambla de Barcelona. Según recoge 'La Vanguardia', el parón obedeció a la puesta en marcha del sistema de airbag por los continuos choques del vehículo con los peatones que arrollaba a su paso. El hinchado de estos balones internos bloqueó el sistema eléctrico de la furgoneta e impidió que continuara su macabra carrera.

Más

Fotos

Vídeos