Moncloa no descarta nombrar un mando único para Cataluña

El Ejecutivo advierte de que los funcionarios podrán ser sancionados si incumplen la ley

N. V. MADRID.

Si el viernes el Senado otorga al Gobierno su autorización para intervenir la autonomía de Cataluña de manera «gradual y progresiva», el Consejo de Ministros acordará el cese de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y todo su Gabinete y desvelará la fórmula para gestionar las consejerías. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santatamaría, admitió ayer como «posibilidad» la creación de un mando único que coordine a los responsables en cada ministerio de asumir las competencias. Pero la decisión todavía no se ha tomado.

Cabría la posibilidad de nombrar un ministro específico para esta función. Pero también se contempla articular un órgano colegiado, similar a una comisión delegada, que se ocupe de Cataluña. O incluso fuentes gubernamentales sostienen que en un principio Mariano Rajoy podría ejercer esas tareas desde el propio Consejo de Ministros. El Gobierno, que al menos en principio prevé reunirse el viernes por la tarde para abordar esta cuestión tras el pleno del Senado, sí ha dejado claro que una vez se resuelva el cese del ejecutivo autonómico, a Puigdemont y sus consejeros no les quedará más alternativa que aceptar la realidad. «Han incumplido la Constitución y el Estatuto, que no se crean que están puestos por la mano de Dios; eso no existe desde que desaparecieron las monarquías absolutas», defendió ayer Sáenz de Santamaría en Onda Cero.

Fuentes de la Moncloa avanzan que toda resistencia podría activar la vía penal. Y también los funcionarios, recordó la vicepresidenta, estarán obligados a aceptar el mandato del Gobierno. De lo contrario, podrán ser sancionados y cesados.

Fotos

Vídeos