Millo advierte de que reformar la Constitución «no puede ser un peaje»

R. C.

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, reivindicó ayer «el espíritu del 78» que permitió redactar la Constitución, para alcanzar nuevos consensos tras las catalanas del 21-D, y rechazó una reforma de la Carta Magna que sea pagar un «peaje» ante el independentismo. Lo hizo durante la conmemoración del 39 aniversario de la Constitución en Barcelona, en la que también intervino la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat. Millo defendió que «no se puede aislar a Cataluña» del debate constitucional, que debe servir para ampliar los consensos del 78 y reforzar la cooperación y la lealtad autonómica. Pero avisó de que «la posible reforma de la Constitución no puede ser un peaje a pagar a los que quieren romper la unidad destruyendo la convivencia».

El delegado del Gobierno recordó que la Carta Magna significó el punto de partida del mejor periodo de la historia de España y una muestra de lo que son capaces de hacer los españoles cuando se centran en «el diálogo, la unidad y el trabajo conjunto, más allá de las legítimas diferencias ideológicas y territoriales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos