Las mezquitas, blanco de ataques islamófobos tras los atentados

M. E. ALONSO MADRID.

Amenazas de muerte en la fachada de una mezquita en Montblanc. Vandalismo contra el consulado de Marruecos en Tarragona, cuya pared apareció manchada de pintura roja. Un grupo de ultraderechistas usando bengalas y consignas islamófobas en la mezquita de Granada para expulsar a los musulmanes que se encontraban en el lugar o mensajes de odio en el mismo templo de Sevilla. Los ataques contra la comunidad islámica se han sucedido en todo el país desde los atentados del jueves en Barcelona y Cambrils.

Esa noche, varios locales comerciales regentados por musulmanes en San Martín de la Vega (Madrid) aparecieron cubiertos de pintura roja simulando sangre. A apenas veinte kilómetros, en Fuenlabrada, las palabras 'Muerte al Islam' o 'Dios con nosotros', acompañadas del dibujo de una diana, ocupaban la entrada de la mezquita. En el suelo, los autores dejaron una cabeza de cerdo. Ayer el Centro Cultural Islámico de esta localidad madrileña despertó con otra pintada. Esta vez contra los últimos ataques -'Stop islamofobia'-, que, dicen, no acobardan a la comunidad islámica que se volverá a manifestar este sábado en la plaza Cataluña para condenar el doble ataque y reiterar su sentimiento. «Por el comportamiento errático de 50.000 personas no se puede criminalizar a una mancomunidad de 1.100 millones de personas», remarcó el representante de la comunidad Hasmadia en España, Kamar Fazal.

Solo en 2016 se registraron 573 agresiones contra la población musulmana, más del doble de las registradas el año anterior, cuando se documentó un incremento del 567% en el número de agresiones con respecto a 2014, según datos de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia.

Fotos

Vídeos