UGT matiza la advertencia de huelga general lanzada por una de sus dirigentes

J. M. C.

madrid. La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, apuntó ayer que la organización sindical llegaría a una convocatoria de huelga general «si hace falta» ante la pasividad del Gobierno en el conflicto de las pensiones y su apuesta por la revalorización mínima del 0,25%. Lo hizo al contestar las preguntas de varios medios referidas a una posible convocatoria de paro de 24 horas. Pero fuentes del sindicato aclararon posteriormente que UGT no se plantea una huelga de este calado. «No es una opción razonable» porque los jubilados ya no son trabajadores en activos que puedan parar, matizaron estas mismas fuentes.

El sindicato sí insiste en hablar de «máxima movilización» después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no haya accedido a incrementar las prestaciones de jubilación en paralelo al Índice de Precios al Consumo (IPC), como ha dejado de ocurrir en los últimos años. «Si no dan marcha atrás, tendremos que comenzar a hablar» del escenario más extremo «que puede convocar un sindicato», afirmó ayer Barrera. «Llegaremos si hace falta», avisó desde Bilbao, la ciudad que concentra las protestas más multitudinarias de España en defensa de las «pensiones dignas».

La responsable de UGT señaló que tras las manifestaciones celebradas el pasado fin de semana en más de cien ciudades se prepara otra gran convocatoria ciudadana para el próximo mes de abril, en una fecha que aún está por concretar. Para la sindicalista, el Gobierno del PP «no quiere dialogar», sino que «quiere imponer y resistirse» a dar marcha atrás en la reforma del sistema de pensiones del año 2013. «Si ellos insisten en resistir, llegaremos hasta la máxima», reiteró. Barrera insistió en que los trabajadores también deben implicarse en las protestas a favor del sistema de pensiones público porque «es su salario en la vejez».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos