Mario Conde sostiene ante el juez que los 13 millones que repatrió «no son de Banesto»

Conde mira su móvil tras salir ayer de la Audiencia. :: Ballesteros/ efe/
Conde mira su móvil tras salir ayer de la Audiencia. :: Ballesteros/ efe

El exbanquero declara de forma voluntaria en la Audiencia Nacional acusado de blanqueo de capitales continuado entre 1999 y 2014

MATEO BALÍN

madrid. Mario Conde ha tardado 20 meses en recopilar toda la documentación para defenderse del delito de blanqueo de capitales continuado que le imputa el juez y que supuso su detención en abril de 2016. El exbanquero compareció ayer de forma voluntaria ante el instructor de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, en el marco de la llamada 'operación Fénix'.

El expresidente de Banesto aseguró, al concluir su declaración, que es «rotundamente falso» que los 13 millones de euros que repatrió a España entre 1999 y 2014 tenga algo que ver con la extinta entidad financiera.

«Hoy (por ayer) he puesto encima de la mesa todos los documentos que demuestran la falsedad y que demuestran que ese dinero no tenía que ver absolutamente nada con Banesto y, por tanto, a pesar de lo que dijeron los medios de comunicación, lo que cuentan son los papeles y se acabó el delito de blanqueo», defendió Conde, quien añadió que lo que espera ahora es que «actúe la Justicia».

Según los investigadores, de los 13 millones sospechosos, 2,2 los habría blanqueado a través de ingresos en efectivo y 10,7 millones de transferencias en cuentas en el extranjero. Aún le restan por depositar 14,1 millones de la responsabilidad civil por la que fue condenado en el 'caso Banesto' en los años noventa.

Por estos hechos el magistrado instructor acordó su ingreso en prisión, pero tras dos meses en Soto del Real le dejó en libertad provisional sujeta al pago de una fianza de 300.000 euros.

Empresa de aloe vera

Además de Conde, el juez envió a prisión al que era entonces su abogado, Francisco Javier de la Vega, quien también quedó en libertad en junio de 2016 tras abonar una fianza de 100.000 euros, y decretó el arresto domiciliario de su hija, Alejandra Conde, en ambos casos por su relación con el entramado empresarial del exbanquero en España y el extranjero.

Según indicó el magistrado en el auto de prisión, Alejandra Conde coordinaba presuntamente junto a su padre la trama defraudatoria, de la que también se habría beneficiado el otro hijo del exbanquero, Mario, y en la que aparecía como una «pieza fundamental» de todo el entramado el abogado De la Vega, encargado de la coordinación de las sociedades radicadas en Reino Unido, Países Bajos, Luxemburgo y Emiratos Árabes.

Una de las sociedades que formarían parte de la trama de blanqueo de capitales es Hogar y Cosmética Española, una empresa dedicada a la comercialización de productos de belleza con aloe vera y de limpieza del hogar con domicilio en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, empresa que preside el propio Mario Conde y en la que también participan sus hijos y su yerno.

Desde su puesta en libertad, en junio de 2016, las pesquisas se han centrado en analizar los flujos de capital entre países a través de comisiones rogatorias a países como el Reino Unido y Suiza, de los que procedía buena parte del dinero que habría sido repatriado por Conde para satisfacer gastos personales y su «alto tren de vida».

No obstante, los vínculos a estudiar se extienden a otros estados de los que procedían las transferencias como Luxemburgo, Emiratos Árabes, Países Bajos e Italia, así como a territorios de riesgo fiscal con los que España no tiene cooperación como Curazao o las Islas Vírgenes Británicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos