Una marea blanca clama por el diálogo

Miles de personas se concentraron ayer en la plaza de Cibeles de Madrid convocados por la iniciativa 'Hablamos?' en la que pidieron diálogo al Gobierno y a la Generalitat y una solución política al desafío independentista. :: efe/
Miles de personas se concentraron ayer en la plaza de Cibeles de Madrid convocados por la iniciativa 'Hablamos?' en la que pidieron diálogo al Gobierno y a la Generalitat y una solución política al desafío independentista. :: efe

Miles de personas se congregan ante ayuntamientos de toda España por una solución política

M. BALÍN / C. REINO

madrid / BARCELONA. El miércoles 27 de septiembre, cuatro días antes del referéndum unilateral de autodeterminación de Cataluña, la agencia de publicidad Señora Rushmore colgó una pancarta de la balconada de sus oficinas en la Gran Vía de Madrid. Eran las 10:53 de la mañana y rezaba 'Parlem?'. Querían mandar un mensaje a Cataluña. Tres horas y media después, otra agencia, SCPF, respondía a la llamada desde la calle Calatrava de Barcelona con otra pancarta: 'Hablemos'.

Ambos eslóganes de los creativos, esta conversación virtual en favor del diálogo, cogió rápidamente vuelo en las redes sociales: Twitter y Facebook. Se visibilizaba así un pensamiento colectivo y silente sobre la necesidad de sentarse a negociar, de hablar. Y tratar de resolver así los desafíos territoriales alejándose del frentismo y del victimismo que todo lo domina desde el 6 de septiembre, cuando el Parlament catalán aprobó las leyes de ruptura.

De esta idea se pasó a los hechos este martes 3 de octubre, dos días después de celebrarse el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional, que dejó unas tristísimas imágenes callejeras en una jornada para olvidar. Una iniciativa ciudadana, 'Hablamos?', convocó a través de una cadena de WhatsApp y luego en redes sociales un acto «apartidista» para ayer frente a los ayuntamientos de todo el país.

«Carles, Mariano, a ver si nos llamamos», corearon los asistentes en un acto que se inició en WhatsApp

La premisa era que los asistentes no llevaran ningún tipo de simbología ideológica. Solo ropa blanca, lazos o un papel en blanco. «Es el color de la paz. Y los folios en blanco es para llamar a sentarnos a negociar y construir algo juntos», explicó entonces a los medios el sociólogo Guillermo Fernández, unos de los promotor e investigador de la Universidad Complutense.

El tirón del acto, este grito para decirle a los políticos que ya basta de tanta tensión, traspasó provincias en tan solo 72 horas. Y ayer miles de ciudadanos secundaron el acto de 'Hablamos?' en las plazas de las principales capitales para pedir al Gobierno y a la Generalitat que dialoguen para buscar una salida ante las nefastas consecuencias de una posible declaración unilateral de independencia esta semana.

En Madrid, la movilización llenó prácticamente la plaza de Cibeles de ciudadanos de blanco, que coreaban proclamas como «Ra-ra-ra, queremos hablar», «Carles, Mariano, a ver si nos llamamos» y exhibiendo carteles con mensajes como 'Hablemos', 'Falemos' o 'Parlem? España es diversa'. Una lona extendida en el suelo con la palabra 'diálogo' sirvió para que la gente escribiera mensajes como 'Soy catalana y amo Madrid' o 'Este país ya hizo la guerra una vez, nunca mais!'. «Los gobernantes no pueden seguir por este camino, porque nos están dividiendo y envolviendo en banderas para hacernos chocar. Este país no lo merece. Pedimos sensatez, cordura y hablar», zanjó el organizador Guillermo Fernández.

«Por favor: haced política»

En Barcelona, en torno a 5.000 personas, según la Guardia Urbana, abarrotaron la plaza Sant Jaume para reclamar lo mismo: diálogo. Ataviados de blanco, cumpliendo con los requisitos de la organización, se vieron lemas de todo tipo y se escucharon gritos muy diversos: «Queremos paz», «Menos cojones y más soluciones», «Haced vuestro trabajo», «Parlem o no avancem» o «Las calles son de todos». Esta última respondía a uno de los lemas más repetidos en las manifestaciones secesionistas: «Las calles siempre serán nuestras».

Aunque era una concentración «apartidista» se pudo ver entre al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, al dirigente socialista Jaume Collboni, a líderes de los comunes Lluís Rabell o Gerardo Pisarello, o al secretario general de la UGT, Josep Maria Álvarez. En Cataluña, hubo manifestaciones similares en Badalona, Tarragona, Gerona, Sabadell, Hospitalet o Santa Coloma.

«Aún se está a tiempo de hablar y de resolver el problema», afirmó Iceta durante la protesta. «Nadie de fuera va a solventar el conflicto catalán. Lo tenemos que hacer desde aquí y, si no encontramos la manera tendremos que buscar nuevos caminos». La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no acudió a la concentración, pero a través de las redes sociales mostró su apoyo a la iniciativa. «Miles de personas envían un mensaje de paz a sus gobernantes: lo valiente, hoy, es escuchar y sentarse a hablar».

En Zaragoza fueron 4.000 los concentrados en la Plaza del Pilar para pedir «la paz y la palabra», también vestidos de blanco. 'Por favor, haced política', 'Perdonad que no me aliste con ninguna bandera' o 'Políticos: castigados al rincón de pensar', fueron algunos de los lemas exhibidos. La concentración de Valencia reunió a centenares de personas frente al ayuntamiento, también para hacer un llamamiento por la paz y el diálogo.

En San Sebastián, el diputado socialista Odón Elorza aseguró que hay un «campo inmenso de posibilidades» para tratar de resolver este conflicto, mientras que en Vitoria, Sara Buesa, hija del socialista Fernando Buesa, asesinado por ETA, emplazó a «dar un paso adelante». En Pamplona, Logroño, Valladolid o Palma de Mallorca también hubo concentraciones.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos