Marchas a favor de la unidad recorren las principales ciudades

Manifestación a favor de la permanencia en la plaza Sant Jaume de Barcelona. :: Susana vera / reuters

Barcelona y Madrid fueron escenario de movilizaciones en las que no se registraron incidentes pero sí hubo mucha tensión

Ó. B. DE OTÁLORA BARCELONA.

El referéndum que pretende llevar a cabo la Generalitat provocó ayer manifestaciones de reacción contra la consulta en todo España, especialmente, en Barcelona y Madrid, donde miles de personas defendieron la unidad de la nación y corearon gritos contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. En las diferentes movilizaciones no se registraron incidentes aunque sí que se vivieron momentos de tensión en Madrid y Vitoria. En Barcelona se movilizaron miles de personas en una marcha convocada por organizaciones a favor de la unidad que superó la previsión de los convoca tes. La marcha transcurrió con normalidad por las principales calles de la ciudad y finalizó avanzada la tarde en la plaza de Sant Jaume. Allí se profirieron gritos a favor de España, en contra del referéndum y consignas contra el presidente de la Generalitat como «Puigdemont a prisión». Los manifestantes, que a la hora de cerrar esta edición seguían en la plaza, intentaron arrancar una pancarta en la que se pedía 'Más democracia' colocada por el ayuntamiento de Ada Colau, aunque no lo han conseguido.

En Madrid, mientras tanto, más de diez mil personas marchaban en contra del referéndum convocadas por la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes), la organización creada por el exmiembro del PP vasco y dirigente de Vox, Santiago Abascal. Como en Barcelona, los participantes corearon frases a favor de la unidad y en contra de la consulta. Entre los asistentes se encontraba la que fuera presidenta de Madrid y dirigente del PP Esperanza Aguirre. En la capital de España se celebraron asimismo dos concentraciones a favor del derecho a decidir de los catalanes en las que reunió un centenar de personas. En Vitoria, mientras tanto, un grupo de personas que portaba una bandera española se concentró frente al ayuntamiento, donde también se presentó un grupo de personas que exigía la independencia del País Vasco y Cataluña. La Ertzaintza tuvo que intervenir al elevarse la tensión entre los dos grupos e identificó a cuatro independentistas.

Las convocatorias a favor de la unidad de España tuvieron también lugar por las principales ciudades españolas: Valladolid, Sevilla, Málaga, Valencia, Alicante, Oviedo,Santander, La Coruña y Santiago de Compostela. En Menorca, el dirigente de Ciudadanos Joan Canals denunció ante la Policía que fue agredido por una persona que le asestó un puñetazo en la cara después de que hubiera participado en una de las concentraciones a favor de la unidad. Según Canals, el atacante se dirigió a él con gritos como «fachas, teníais que estar muertos».

Fotos

Vídeos