La UE mantiene su equidistancia y elude comentar «unas elecciones regionales»

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL

bruselas. El jueves por la noche, con el fragor de haber ganado a ERC, Carles Puigdemont se mostró durísimo con Mariano Rajoy pero también se acordó y mucho de la Unión Europea, de aquellos que «han apoyado o han guardo silencio ante las recetas fallidas del señor Rajoy». «¡Tomen nota!», exigió.

Ayer, sin embargo, el tono era bien diferente. Y es que eso de usar el imperativo cuando uno se dirige al sanedrín del club comunitario no resulta muy buen negocio. «No pido a la Comisión Europea que cambie de posición. Sólo le pido que escuche a todo el mundo, que nos escuche y que después, si lo cree conveniente, apoye la receta de Mariano Rajoy. Difícilmente puede fijar una posición sólida en una cuestión tan trascendental para Europa sin cómo mínimo escuchar a las dos partes», explicó.

¿Y qué piensa Bruselas de los resultados del 21-D? Pues como se esperaba, muy poco. «Nuestra posición en este asunto es bien conocida, reiterada a menudo y en todos los niveles. No tenemos ningún comentario que ofrecer sobre el resultado de estas elecciones regionales».

Sigue habiendo el mismo problema de antes de las elecciones. Es necesario hablar, dialogar, pero siempre respetando el Estado de derecho y las leyes. Eso aquí es sagrado», explica un alto cargo comunitario a este periódico. Con la excepción de Bélgica, que siempre se ha mostrado timorata por la presencia de los nacionalistas flamencos en el Gobierno, los otros 27 países han cerrado filas con España exigiendo el respeto a la Constitución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos