Maduro acusa a España de perseguir al pueblo catalán

A. AZPIROZ

madrid. La liturgia se repite. Cada vez que Nicolás Maduro lanza un exabrupto contra el Gobierno español, Exteriores convoca al embajador venezolano en Madrid para expresarle su protesta. Mario Isea ha acudido desde diciembre de 2014 hasta en ocho ocasiones al palacio de Santa Cruz, sede del departamento que dirige Alfonso Dastis.

En esta ocasión, el ataque del mandatario bolivariano vino a cuenta de Cataluña. «No tiene moral el Gobierno de España, que reprimió al pueblo de Cataluña, apresa al presidente de la ANC, que pone preso a uno de los líderes de la sociedad civil catalana, que tiene presos políticos, que persigue al pueblo de Cataluña», afirmó Maduro en una rueda de prensa el pasado martes. Y fue más allá. «No tiene moral la oligarquía española para referirse a nosotros, tomen las sanciones que les dé la gana. A Venezuela no la para nadie», añadió.

Según el comunicado remitido tras la reunión por Exteriores, «España confía en que este tipo de declaraciones y actitud reiterada por parte de las autoridades venezolanas cesen, para así hacer posible una relación de respeto con Venezuela».

Maduro lleva años denunciado las injerencias del Ejecutivo de Mariano Rajoy, que según el presidente latinoamericano conspira junto a la oposición para derrocar al régimen chavista. Así que en el desafío independentista ha encontrado la que considera una forma de vengarse de un Gobierno español que en reiteradas ocasiones ha exigido la libertad de líderes de la oposición encarcelados como Leopoldo López. Maduro es a día de hoy el único líder internacional que se ha comprometido a reconocer la república catalana e, incluso, a financiarla pese a la crisis económica que atraviesa Venezuela.

Fotos

Vídeos