La mácula en la regeneración

Cristina Cifuentes aplaude, ayer, durante la Convención Nacional del PP, en Sevilla. :: efe/
Cristina Cifuentes aplaude, ayer, durante la Convención Nacional del PP, en Sevilla. :: efe

Rajoy cumple el guión del apoyo a Cifuentes pero la consigna del cierre de filas no cala en el partido y los populares lamentan el daño «reputacional» a su referente en la lucha contra la corrupción

NURIA VEGA

Nadie se saltó el guión de la puesta en escena. Se respetó cada pauta en una apariencia de normalidad imposible de sostener. Mariano Rajoy concedió a Cristina Cifuentes «el apoyo del PP»; la presidenta de la Comunidad de Madrid se declaró absolutamente tranquila; y el auditorio ovacionó a la dirigente territorial cuando le llegó el momento de intervenir en la convención nacional del partido en Sevilla. Fin del segundo acto. Fue un aplauso de menos a más, en el que un grupo de espontáneos tomó la iniciativa y los populares fueron poniéndose en pie. Con «poca convicción», confesaron dos asistentes, pero tampoco faltó esa foto.

Aún resonaba ayer en los pasillos del hotel Renacimiento de la capital andaluza la arenga de María Dolores de Cospedal en su rol de secretaria general. Ante las «malas artes» y el «juego sucio» contra los integrantes del PP, cierre de filas. «Lo que tenemos que hacer es defender lo nuestro y a los nuestros». Pero el entusiasmo no caló en los niveles inferiores del partido. Con evidentes signos de agotamiento y la sensación de tener que comprometer la palabra tras cada posible escándalo, distintos cargos se movían entre la desconfianza y la cautela. Más aún, se extendió la frustración en sectores que vieron en Cifuentes el símbolo de la regeneración contra las prácticas corruptas.

Ese cóctel emocional se filtró en las declaraciones públicas. Aunque eso fuera lo que más deseaban ayer los populares para remontar el vuelo, nadie dio por zanjada la polémica. Después de que el rector de la Universidad Rey Juan Carlos no haya encontrado un rastro documental que atestigüe que Cifuentes llegara a defender su proyecto de fin de máster, en el PP se hicieron necesarias las aclaraciones. Así lo puso de manifiesto el presidente de Castilla y León, que subrayó la importancia de conocer lo ocurrido. «Si finalmente las cosas no salieran en la dirección que a todos nos gustaría, yo expresaría mi dolor, porque aprecio profundamente a Cristina», anticipó Juan Vicente Herrera.

Mientras, el jefe del Ejecutivo gallego trasladó que, en este caso, sólo caben dos opciones. «La pregunta es si tiene un máster expedido por una universidad de Madrid. Si la respuesta es que no, lógicamente la señora Cifuentes no ha dicho la verdad -advirtió Alberto Núñez Feijóo-. Si es que sí, que hay un título expedido, la respuesta es que ha dicho la verdad». En otras palabras, se mantuvo viva la duda, pese a la insistencia de la dirigente territorial en reiterar una y otra vez que cursó la formación en Derecho Público del Estado Autonómico «de manera absolutamente legal».

Pero tampoco en las altas instancias del Gobierno creyeron agotada la controversia. «Ha dado explicaciones y ha mostrado su disposición a seguir haciéndolo. Por tanto, habrá que esperar», dejó en el aire la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Esperar o bien a que Ciudadanos, sostén del Gobierno madrileño, active la vía ensayada en la Región de Murcia y decida en qué momento forzar la dimisión de la presidenta o a que la justicia dirima. Porque una vez la Universidad ha puesto a disposición de la Fiscalía los indicios que podrían ser constitutivos de delito, Rajoy se desprendió ayer de la responsabilidad de resolver la controversia. «A partir de ahí -concluyó-, no tengo mucho más que decir, eso ya no me corresponde a mí». Y en los corrillos políticos, hubo división de opiniones sobre si el presidente presionará en el futuro para que Cifuentes dé un paso atrás.

Esa renuncia no parece sencilla. Las fuentes populares consultadas creen que la presidenta regional ha dado muestras de su determinación de resistir. Que no se haya replanteado su asistencia a la convención nacional y la rotundidad con la que defiende su versión de los hechos, sólo alimenta el desconcierto en el PP. «La escuchas con esa seguridad y, de no ser por la falta de pruebas, cuestionarías tus propias sospechas», admite un representante del partido, que recuerda que, además, Cifuentes no sólo ha comprometido su palabra ante los medios de comunicación, sino en sede parlamentaria. En la Asamblea de Madrid donde representa a los ciudadanos.

La tolerancia cero

Los que más acusan el golpe asestado a la trayectoria de la presidenta son aquellos que confiaron en su discurso de «tolerancia cero» contra la corrupción en un tiempo en el que los escándalos erosionaban sin piedad las siglas PP. La llegada de Cifuentes a la Comunidad de Madrid y su voluntad de «levantar alfombras» dejó un reguero de adversarios en el partido, especialmente en los sectores vinculados al 'aguirrismo', pero también avivó la esperanza de quienes creyeron vital dejar atrás un pasado que el electorado asocia a las malas prácticas. Es la razón por la que el caso del máster causa un especial daño a un PP con dificultades para recomponerse.

Existe la tentación, en algunas conversaciones privadas, de restar trascendencia al fondo de la polémica cuando no es un asunto en el que nadie parece haber buscado un provecho económico. Hay, por eso, quien lamenta que la carrera política de la presidenta esté siendo lastrada «por un título universitario». Aun así, en el PP, partidarios y detractores, reconocen ya que el «menoscabo reputacional» va camino de ser irreversible.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos