La llegada de frentes lluviosos aliviarán la sequía

Desde el verano Galicia, Asturias y parte de la provincia de León han registrado menos del 75% de las precipitaciones que son habituales

J. LUIS ÁLVAREZ MADRID.

La llegada ayer de frentes lluviosos procedentes del Atlántico ayudará a sofocar los incendios que afectan a Galicia, Asturias y Portugal. Unos fuegos ocasionados por las quemas ganaderas y la acción de los pirómanos que ha encontrado en la sequía y en la meteorología adversa del pasado fin de semana el detonante para multiplicar los efectos de la catástrofe medioambiental.

Según el 'Resumen Estaciónal' correspondiente al pasado verano que elabora la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), las lluvias caídas «no alcanzaron ni el 75 % de los valores normales» en Galicia, Asturias y oeste de Castilla y León. Y es que en los últimos tres meses el anticiclón de las Azores ha bloqueado la llegada de bajas presiones de latitudes más al norte o procedentes del Atlántico, que vienen cagadas de humedad. Cuando estas borrascas alcanzaron la península, las lluvias fueron fuertes o torrenciales en puntos de la vertiente mediterránea, mientras que en el norte solo hubo episodios esporádicos, con unas medias de precipitaciones inferiores a los cinco litros por metro cuadrado.

Los meteorólogos ya advirtieron a mediados de la semana pasada de la proximidad a la península de huracán 'Ophelia', que llegó a alcanzar la categoría 3, lo que es poco habitual fuera de los trópicos. No afectó a España de manera directa, pero si se dejó sentir en el noroeste con vientos de componente sur-suroeste que llegaron a superar en algunos puntos los 90 km/h. El gran ciclón descargó todas sus lluvias sobre el Atlántico. Así se llegó el pasado fin de semana al temido escenario del 'factor 30' -más de 30 grados, viento de más de 30 km/h y humedad ambiental por debajo del 30%-.

Mas agua y menos calor

Sin embargo, las previsiones meteorológicas apuntan que durante el día de hoy comenzarán llegar frentes procedentes el Atlántico que dejarán precipitaciones, puntualmente fuertes, en Galicia y que se irán extendiendo hacia Asturias y la provincia de León. De manera simultánea, la intensidad de los vientos tenderá a disminuir y los termómetros experimentarán también un descenso de unos diez grados de media.

Los modelos meteorológicos señalan que las lluvias continuarán mañana y dejarán paso a los cielos nubosos o poco nubosos. Será a partir del viernes cuando se estabilice la atmósfera. En el caso de Galicia, aunque cesarán las precipitaciones, las temperaturas se quedarán sobre los 20 grados de máxima, diez menos que el pasado fin de semana.

Fotos

Vídeos