La CUP llama a movilizarse frente a los colegios el día del referéndum

Los anticapitalistas preparan a su militancia para bloquear la entrada de la policía a los locales de votación

CRISTIAN REINO

barcelona. La pregunta que se hace todo el mundo en Cataluña es si el 1 de octubre habrá o no urnas y si los colegios estarán abiertos como en cualquier proceso electoral. Como las incógnitas no se despejarán hasta el último momento, el independentismo empieza a tomar posiciones ante la jornada de votación y comienza a llamar a filas a su militancia para preparar grandes movilizaciones pase lo que pase. Si hay urnas, para que vayan a votar; y si no las hay, para que expresen su indignación en la calle.

Días después de que Carles Puigdemont advirtiera al presidente del Gobierno de que no tiene que subestimar la fuerza del pueblo de Cataluña, mientras exhibía su capacidad de movilización con la presencia en el Palau de la Generalitat de 700 alcaldes investigados por le Fiscalía, la CUP hizo una llamada a la ciudadanía para que el día de la votación «defienda las urnas».

Los anticapitalistas instaron ayer a su militancia a proteger «todas las horas que sea posible» los colegios electorales para asegurar que abren sus puertas, para que haya urnas, para garantizar el recuento y la custodia de las papeletas. Y sobre todo, la formación de la izquierda radical empieza a caldear el ambiente para que a través de grandes movilizaciones frente a los edificios que acojan la votación, la gente pueda impedir la entrada de la Policía judicial (ya sean Mossos o la Guardia Civil, según convenga el juez).

Todo apunta a que los agentes tendrán la orden de requisar las urnas y de precintar los colegios para impedir la votación. «Desbordad todos los actos» en los que participéis, emplazó ayer la diputada cupera, Mireia Boya, que calificó a Mariano Rajoy de «maltratador». «Hay que estar organizados a las puertas de los colegios porque la represión del Estado no tiene límites», dijo. «Intentarán prohibir y requisarlo todo, pero no podrán parar a la gente», avisó. Ya hace tiempo que la CUP dibuja un escenario casi revolucionario.

A este respecto, un mando policial de los Mossos reconocía recientemente que están obligados a acatar las órdenes judiciales y que deberán retirar las urnas, pero también precisaba que en caso de movilización ante un colegio podrían no completar la instrucción del juez de acuerdo al principio de proporcionalidad en la actuación policial. Apuntaba que para evitar males mayores, los agentes podrían no intervenir por una cuestión de seguridad.

Fotos

Vídeos