En libertad dos concejales de la CUP acusados de un delito de odio a la Policía

R. C.

barcelona. La titular del Juzgado número 2 de Reus, en Tarragona, dejó ayer en libertad a dos concejales de la CUP investigados por un presunto delito de odio a la Policía. Los dos ediles, que fueron detenidos el miércoles, se negaron a declarar ante la instructora.

Marta Llorens y Oriol Ciurana fueron arrestados por negarse a acudir a las citaciones judiciales en dos ocasiones. Los dos se acogieron a su derecho a no declarar a preguntas de ninguna de las partes. Tras ello, la juez ordenó su puesta en libertad porque la detención tenía como único objetivo su comparecencia en sede judicial.

En la calle, más de 200 personas se habían concentrado frente a los Juzgados de Reus en apoyo a los dos concejales, entre ellas, el alcalde de esta localidad, Carles Pellicer (PDeCAT), y otros ediles del gobierno también investigados en la misma causa. También estuvo en la protesta el concejal de la CUP en Vic Joan Coma, obligado a comparecer bajo arresto el pasado junio ante la Audiencia Nacional para declarar ante el juez.

Llorens y Ciurana salieron puño en alto de los juzgados, después de pasar veinte horas detenidos en los calabozos de la comisaría de los Mossos d'Esquadra de la ciudad.

Ciurana denunció que «la justicia es unidireccional y que la incitación al odio solo existe hacia una parte». Ambos concejales anticapitalistas señalaron que no reconocían al tribunal que les había citado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos