Laura votó por él para evitar su detención en el consulado

El sainete belga del procés ya tiene un nuevo nombre que sumar a su interminable lista: Laura Sancho, de 18 años, se prestó a hacer de Carles Puigdemont votando en su nombre. El expresident no quiso hacerlo porque para ello tenía que haber ido al consulado español y se arriesgaba a ser detenido. La chica votó, pero las matemáticas insisten en señalar que JxCAT perdió un sufragio de los dos posibles. Lo justifican asegurando que Laura no iba a votar, pero al final Puigdemont le convenció en persona, en Bruselas. «Quería darle calidez porque su situación política actual es horrible», lamentó la joven, que dijo sentirse «genial» en declaraciones en catalán, castellano e inglés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos