JxCAT registra sin ERC la reforma legal para permitir la investidura a distancia

El portavoz de JxCAT, Eduard Pujol, en el centro, ayer cuando iba a explicar la propuesta. :: q. garcía / efe/
El portavoz de JxCAT, Eduard Pujol, en el centro, ayer cuando iba a explicar la propuesta. :: q. garcía / efe

Los letrados de la Cámara catalana concluyen que el calendario de la elección del presidente de la Generalitat está parado tras el aplazamiento

CRISTIAN REINO BARCELONA.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, vaticinó ayer desde la redes sociales que «el futuro republicano más inmediato será largo, duro y complicado». Puede que se refiriera a las negociaciones para la investidura, que ayer registró un nuevo desencuentro entre neoconvergentes y republicanos.

Esquerra ya había advertido a sus socios de que la reforma de la ley de la presidencia, para permitir que la investidura de Puigdemont pueda hacerse desde Bruselas, está abocada al fracaso, pero Junts per Catalunya está decidida a intentarlo en cualquier caso. Por ello, el grupo nacionalista registró en solitario en la Cámara una propuesta de reforma legal, sin la rúbrica y el apoyo de Esquerra, para poder celebrar el debate de investidura «sin la presencia o sin la intervención del candidato». Junts per Catalunya tratará por todos los medios de investir a Puigdemont y solo cuando constante que este extremo es imposible activará el plan de búsqueda de un candidato alternativo. Además, pretende que todos los órganos colegiados previstos en la ley, como es el Gobierno, pueda «constituirse, celebrar sus sesiones y adoptar acuerdos de forma presencial y a distancia», para que el dirigente nacionalista lleve el timón desde Bruselas.

Esquerra, en cambio, que cree que la vía Puigdemont es inviable y considera que el expresidente debería «digerir que no será investido». Los republicanos volvieron a plantarse ante las exigencias de sus socios, diez días después de que Roger Torrent dejara a los neoconvergentes con la miel en los labios al decidir aplazar el pleno de investidura cuando en JxCAT ya celebraban la elección de su cabeza de filas.

El acuerdo entre secesionistas no está tan cerca, dicen en ERC, como tratan de trasladar casi a diario los sucesores de Convergencia. De hecho, ayer habían anunciado que podría haber pacto sobre una propuesta de resolución parlamentaria para «restituir» simbólicamente al expresidente, pero al cierre de esta edición no habían sido capaces de elaborar un texto de consenso. Los negociadores tienen tiempo para el acuerdo global, pero tampoco pueden dormirse en los laureles; más aún después de conocer el informe de los letrados de la Cámara catalana sobre el calendario para la investidura.

Dos meses y elecciones

La ley establece que si transcurridos dos meses desde el intento de investidura no ha habido manera de elegir al presidente de la Generalitat, la legislatura muere y hay que convocar nuevas elecciones. El dictamen del cuerpo de juristas, solo firmado por el secretario general de la Cámara, Xavier Muro, y no por el letrado mayor, Antoni Bayona, concluye que ese periodo aún no ha empezado a correr, porque el día 30 no hubo una votación fallida y si no se celebró la sesión de investidura prevista fue porque el Tribunal Constitucional la suspendió y se tomó un tiempo antes de decidir si admite a trámite el recurso del Gobierno. Pero los letrados ponen también sobre la mesa varias vías para desencallar el actual limbo temporal. Así, apuntan que si, una vez conocida la decisión del tribunal, el presidente del Parlament, Roger Torrent, comunica a la Cámara que no hay un candidato en condiciones, se podría considerar que se ha producido un acto equivalente a la votación fallida y podría empezar a correr el reloj, «sin perjuicio» de su «capacidad para iniciar una nueva ronda de consultas» con los distintos grupos parlamentarios.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos