Junts per Catalunya denunciará a Santamaría por presunta prevaricación

La vicepresidenta Saénz de Santamaria, durante su intervención ayer en el Senado. :: emilio naranjo / efe/
La vicepresidenta Saénz de Santamaria, durante su intervención ayer en el Senado. :: emilio naranjo / efe

Puigdemont censura que ensalzara el papel de Rajoy en el descabezamiento de los secesionistas

NURIA VEGA MADRID.

La candidatura de Carles Puigdemont tiene previsto poner hoy en conocimiento de la Fiscalía las declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno el pasado sábado en Gerona por presunta prevaricación. Soraya Sáenz de Santamaría ensalzó en una comida con afiliados la responsabilidad de Mariano Rajoy y el PP en el descabezamiento de «Esquerra, Junts per Catalunya y el resto de independentistas». Una reivindicación que, según el expresidente de la Generalitat, denota que el Ejecutivo se pasa «por el forro» la separación de poderes.

Los secesionistas censuraron ayer que el discurso de Sáenz de Santamaría dé a entender que ha sido el Gobierno y no el Tribunal Supremo el responsable del encarcelamiento que dejó fuera de juego al candidato de Esquerra, Oriol Junqueras. No es el caso de Puigdemont, que el 30 de octubre desveló su marcha a Bruselas, librándose así de entrar en prisión de manera provisional.

Pese a ello, será su lista la que acuda, aun con poca fe reconocida sobre el recorrido de la denuncia, al Ministerio Fiscal. Nada es en vano, según Puigdemont, que confía en que al menos el asunto, si no en los tribunales, sí tenga «recorrido internacional». En una entrevista en Rac1 censuró la «cara dura» de la vicepresidenta, que, a su entender, encarna «el estado de terror y miedo» que el Gobierno habría querido implantar en Cataluña.

El expresidente catalán acusa al Ejecutivo de pasarse «por el forro» la separación de poderes

«Tienen la piel mucho más fina que la lengua», replicó Sáenz de Santamaría desde el Senado, la cámara que autorizó al Ejecutivo a cesar a todos los miembros de la Generalitat y donde ayer se hacía balance de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Contraataque

La número dos del Gobierno llegó al Senado con el listado de apelativos que las fuerzas secesionistas han dedicado en campaña al PP, al PSC y a Ciudadanos, las fuerzas que respaldaron la intervención de la autonomía. «Franquistas, falangistas, dictadores, fascistas, golpistas, fachas, miserables, descerebrados, ladrones, racistas y psicópatas», se revolvió Sáenz Santamaría. «Y les preocupa -criticó- que les digamos que no tienen líderes al frente de la Generalitat».

No rectificó, pero esa fue su manera de matizar sus palabras del sábado y aclarar que el Gobierno no «descabezó» a los partidos secesionistas, pero sí a la Generalitat tras destituir a Puigdemont, Junqueras y todos los consejeros. Además, argumentó que «todo el mundo se permite ciertas licencias y concesiones» en los actos electorales, también los independentistas, a los que pidió que respeten al resto de dirigentes políticos y sus familias.

«Donde dije digo, digo Diego», le afeó el senador de Podemos, Óscar Guardingo. «Vaya patraña que nos cuentan cuando hablan del Estado de Derecho y vaya farsa cuando hablan de separación de poderes», volvió a la carga el senador de Esquerra, Miquel Ángel Estradé.

La única falsedad que reconoció Sáenz de Santamaría, sin embargo, fue la del proceso independentista, que «aparentó» construir un Estado: «un 'fake' en toda regla». La vicepresidenta, 'moleskine' en mano, aludió así a la agenda del exsecretario general de Economía de Esquerra, José María Jové. El cuaderno en el que recogió la inviabilidad del proceso secesionista. que rcogió la inviabilidad del proceso secesionista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos