Junqueras desoye a Montoro y no identifica a sus interventores

ANDER AZPIROZ

madrid. La Generalitat se niega a levantar el pie del acelerador en el camino sin retorno que ha emprendido con destino al referéndum del 1 de octubre. No importa el ámbito en el que se le requiera desde el Estado central un paso atrás, ya sea el judicial, el político o el económico.

El enésimo pulso entre administraciones se ha dado a raíz del requerimiento del Ministerio de Hacienda para que el Gobierno catalán certifique semanalmente sus gastos, una medida destinada a que Madrid pueda comprobar que ni un solo euro de dinero público va a parar a los preparativos de la consulta unilateral. El consejero de Economía y líder de Esquerra, Oriol Junqueras, cumplió ayer con la obligación a medias. Sí envío los números al departamento que dirige Cristóbal Montoro, pero se negó a revelar el nombre de los interventores que realizaron este informe. Precisamente, conocer a los autores de la auditoría es una de las exigencias de Hacienda, que el pasado jueves envió un requerimiento a la Generalitat en el que se la conminaba a dar esta información en 24 horas, plazo que culmina en la mañana de hoy.

Pero Junqueras ha hecho caso omiso del ultimátum. En una carta dirigida este viernes a Montoro, notifica que él se hace cargo de toda la responsabilidad respecto a los certificados que se remitan. «En tanto que superior jerárquico de la Interventora General, he asumido, y así se lo he comunicado, las funciones de recepción de los requerimientos de información que a aquella le puedan ser efectuados», afirma el consejero de Economía en la misiva.

Fotos

Vídeos