Juncker respetería una victoria del 'sí' en un referéndum si fuera legal

El presidente de la Comisión Europea se lía sobre Cataluña y desata la euforia soberanista

ADOLFO LORENTE

BRUSELAS. La pregunta se produjo en una entrevista que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, protagonizó con varios 'youtubers' en la cadena 'Euronews'. Un formato informal, 'cool'... Y traicionero. En el minuto 54, preguntado por Cataluña por un internauta llamado Víctor, cometió un desliz rápidamente corregido por su equipo pero que fue gasolina para que los independentistas incendiasen las redes sociales destacando que Juncker aceptaría el resultado del 1-O. Entre otros, el vicepresidente de la Generalitat, un crecido Oriol Junqueras. Pero claro, sólo se quedó con una parte de la respuesta, la que le interesaba para seguir construyendo un relato ficticio a ojos de la UE.

El día comenzó con un rotundo y nada casual mensaje de Juncker sobre la grave crisis catalana a través de 'La Vanguardia'. «Respeto» al Tribunal Constitucional y al Parlamento Nacional, por un lado, y la advertencia de que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE 'ipso facto'. Nada que no se sabía, por otra parte. Pero llegó la entrevista en 'Euronews' a las dos de la tarde y se armó el lío.

¿Qué dijo? «La Comisión de Prodi, Barroso y la mía siempre hemos dicho que en esa materia vamos a acatar las sentencias del Tribunal Constitucional español y lo que decida el Parlamento Nacional español. Está claro que si un 'sí' a la independencia de Cataluña viera la luz, que está por ver, respetaremos esa decisión. Pero al día siguiente, tras ese voto, Cataluña no puede convertirse en miembro de Europa. Estará sujeta a un proceso de adhesión como el que han seguido los Estados miembros que se han unido después de 2004».

Lo que Juncker quiso decir, como su gabinete se encargó de subrayar a posteriori, es que si gana el 'sí' en el hipotético escenario en el que se produjese un referéndum legal (avalado por el Constitucional), Bruselas sí reconocería el resultado, tal y como habría hecho con la consulta constitucional que protagonizaron los escoceses. Sin aval legal, se acabó todo lo demás. No hay polémica que valga. Pero esta parte, como la que les advierte de que quedarían automáticamente fuera del club (ojo, y del euro) fue algo que líderes como Junqueras pasaron por alto en su entusiasta reacción a través de Twitter. Aunque seguro que también fue un desliz como el de Juncker.

Fotos

Vídeos