Juncker alerta de los «venenos nacionalistas» y rechaza cualquier separatismo

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker./EFE
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. / EFE

El presidente de la Comisión Europea, investido doctor 'honoris causa' por la Universidad de Salamanca, ha afirmado que eso impide trabajar de manera conjunta

EFESalamanca

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha alertado este jueves de los "venenos nacionalistas" que impiden trabajar en la Europa conjunta y ha sido tajante ante lo que representan: "Le digo no a cualquier forma de separatismo que fragiliza Europa y añade fractura y división".

En su discurso tras ser investido doctor 'honoris causa' por la Universidad de Salamanca (USAL), un acto en el que ha estado presente el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, Juncker ha reiterado la defensa de la legalidad en España tal y como ha venido haciendo en apoyo del Ejecutivo ante la situación en Cataluña.

El presidente de la Comisión Europea ha recalcado que la UE se basa en las reglas de Derecho y ha advertido de que el día que no se respete las normas libremente aceptadas por todos Europa habrá perdido sus oportunidades.

"No podemos jugar con sus derechos, ha subrayado, antes de alertar de la "amenaza que planea sobre la Unión" por parte los nacionalismos. A su juicio, son "un veneno que impide que Europa trabaje de manera conjunta para influir en la esfera mundial".

Y ha sentenciado: "No tenemos el derecho a deshacer a nivel nacional y regional un modelo de coexistencia que hemos de construir para el conjunto de Europa. Si lo hacemos entraremos en deriva".

"Sí a la Europa de las naciones, sí a la Europa de las regiones, pero digo no a la división de las categorías nacionales y regionales que hemos sobrepasado ya desde la II Guerra Mundial". Asimismo, se ha referido a los esfuerzos realizados por los pueblos del sur, entre ellos, España con la que ha dicho que le unen lazos de amistad y respeto.

Sobre Europa ha insistido en que es la capacidad de vivir y "acercar nuestros puntos de vista" y, en este sentido, se ha referido al programa Erasmus, momento en el que ha tenido un recuerdo para el excomisario de Asuntos Sociales, Educación y Cultura Manuel Marín, a quien le ha atribuido el éxito de esa iniciativa. Marín también ha sido investido doctor 'honoris causa'.

Una Europa más solidaria

Juncker ha apostado por una Europa más solidaria y unida, y por aprovechar el viento que tiene a favor para dar vigor a "este crecimiento aún mediocre". "Hay muchos deberes sobre la mesa para mejorar la situación de los jóvenes", ha añadido reconociendo el desempleo que afecta a este sector de la población.

Luego ha abogado por "actuar y poner en marcha programas detallados. Ahora es cuando debemos esculpir las ambiciones para las próximas décadas". "Hagamos lo que tenemos que hacer tomándonos en serio las críticas que nos dirigen", ha apostillado para aludir después al desafío del cambio climático y ante el que ha considerado necesario "redoblar esfuerzos".

Desde hace unos años, ha hecho hincapié en que Europa experimenta un éxito económico sin precedentes por lo que, a su entender, se debe concentrar en los "grandes problemas y en los grandes peligros, no en las nimiedades. Necesitamos paciencia y determinación para seguir con este proyecto", ha resaltado.

Fotos

Vídeos