El juez propone juzgar a la cúpula de Ausbanc y Manos Limpias

El presidente de la Ausbanc, Luis Pineda, en una imagen de abril de 2016. :: ballesteros / efe/
El presidente de la Ausbanc, Luis Pineda, en una imagen de abril de 2016. :: ballesteros / efe

Sostiene que se coaccionaba a empresas bajo el pretexto de la defensa del consumidor para obtener beneficios personales

M. BALÍN / AGENCIAS

madrid. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha propuesta juzgar a 14 investigados en la causa contra Ausbanc y Manos Limpias. El magistrado imputa delitos de estafa, extorsión, amenazas, administración desleal, fraude en las subvenciones y pertenencia a organización criminal al presidente de Ausbanc Luis Pineda, en prisión provisional; al secretario general del sindicato Manos Limpias Miguel Bernad; o a la abogada Virginia López Negrete, conocida por su personación como acusación popular en el 'caso Palma Arena' y por la imputación de la infanta Cristina de Borbón.

La exposición del juez describe el entramado empresarial que creó Pineda con la finalidad de «obtener lucro personal» y ocultar la verdadera procedencia del beneficio, a través de las sociedades personales del presidente de Ausbanc. Según el magistrado, bajo la cobertura de una «defensa de los consumidores», Ausbanc presionó a entidades financieras aprovechando que supuestamente, «por la naturaleza de la asociación», debía luchar para lograr «una protección efectiva de los consumidores». Apunta que, junto a Manos Limpias, la práctica era «coaccionar» a dichas empresas para llevar a cabo determinados acuerdos económicos «enmascarados como convenio publicitarios».

El juez Pedraz detalla en su auto que el dinero que recaudó Ausbanc procedió de dichos acuerdos de publicidad y del cobro de subvenciones por su condición de asociación sin ánimo de lucro, más las aportaciones de los asociados. Añade que este dinero no redundaba en el beneficio de la asociación, sino que gran parte «se distraía entre las sociedades creadas al efecto por los dirigentes de Ausbanc, con la finalidad última de beneficiarse personalmente».

Ocho casos

Pedraz detalla ocho casos concretos para dirigir las actuaciones contra 14 investigados. Entre ellos destaca el 'caso Sevilla' (Unicaja), 'caso Palma Arena' (infanta Cristina), 'caso Sabadell' (Banco Sabadell), 'caso Facua' (perjuicio a la asociación dirigida por Rubén Sánchez), Volkswagen (caso de las emisiones y publicidad engañosa), 'Banco Santander' (Manos Limpias no continuó una acciones contra Emilio Botín por presunto asesinato a cambio de aprovechar la petición de financiación publicitaria), 'caso Endesa' (difusión de la campaña de la OPA) y 'Fernando Puig de la Bellacasa', exsubsecretario de Sanidad y Consumo al que denunció Manos Limpias.

En el caso concreto del 'caso Palma Arena', Pedraz sostiene que Pineda utilizó la «estrategia de intentar negociar la retirada de la acusación» contra la hermana del Rey «a cambio de un acuerdo que les beneficie económicamente, en concreto entre dos y tres millones» y que contó con la «participación activa» de Pineda, Bernad, López Negrete y Francisco Javier Castro-Villacañas Pérez. Manos Limpias fue clave a la hora de sentar en el banquillo a la infanta al ser la única acusación contra ella.

El resto de procesados, la mayoría cargos de Ausbanc, son Alfonso Solé, Ángel Garay, Javier Castro Villacañas, María Teresa Cuadrado, María Manuela Mateo, María Isabel Medrano, Hermenegildo García, José Marín, Rosa Isabel Aparicio, Luis María Suárez y Ramón Perfecto Rodríguez.

Fotos

Vídeos