El juez mantiene en prisión a 'el Chicle' tras acusarle de siete delitos

Pintadas aparecidas ayer en la casa familiar de 'el Chicle'. :: Lavandeira jr / efe/
Pintadas aparecidas ayer en la casa familiar de 'el Chicle'. :: Lavandeira jr / efe

La mujer del asesino confeso de Diana Quer queda en libertad con cargos tras responder a las preguntas del instructor de la causa

ANDER AZPIROZ MADRID.

'El Chicle' guarda silencio. Al igual que hizo el lunes con la magistrada de guardia que lo envío a prisión, José Enrique Abuín se acogió ayer a su derecho a no declarar ante el titular del juzgado de instrucción número 1 de Ribeira, encargado de la causa por la muerte de Diana Quer. Y, posteriormente, hizo lo propio en el juzgado número 2, el que instruye el asalto el día de Navidad a una joven en la localidad de Boiro a la que supuestamente habría intentado meter por la fuerza en el maletero de su coche, el mismo método que se sospecha usó con Diana Quer.

El asesino confeso de la joven madrileña se negó así a repetir la versión oficial que dio ante la Guardia Civil antes de confesar el lugar en el que había ocultado el cuerpo sin vida de Diana Quer, un pozo ubicado en una fábrica abandonada en la localidad de Rianxo. Según dijo entonces 'el Chicle', atropelló accidentalmente a la chica de 18 años y después, asustado, decidió ocultar el cadáver. Ante el juez instructor, en cambio, no abrió la boca, una estrategia marcada por su defensa y que se prolongará hasta que se conozcan los datos de la autopsia que se le está practicando a la joven.

Aun así ha quedado claro que el magistrado Félix Isaac Alonso no da credibilidad alguna a la versión del arrestado ya que, según el auto de reapertura de la causa por la desaparición de Diana Quer -que fue sobreseída el pasado abril debido a la falta de pruebas para culpar a alguien de la desaparición-, existen indicios respecto a la posible comisión de un delito contra su libertad sexual. Alonso no solo ratificó ayer la prisión provisional para Abuín, sino que, además, le acusó de la comisión de siete delitos. Los de homicidio, detención ilegal (secuestro) y contra la libertad sexual en el caso de Diana Quer; y detención ilegal, robo con violencia e intimidación, lesiones y contra la libertad sexual en el rapto frustrado de la joven de Boiro.

Tras su doble comparecencia ante la justicia, Abuín fue devuelto a su celda del centro penitenciario de Teixeiro, donde permanece recluido desde el pasado lunes en régimen de prisión provisional, incomunicada (este viernes pasará a comunicada por decisión del juez) y sin fianza. Allí su contacto con otros reclusos es inexistente ante el temor de que pueda ser objeto de agresiones.

Tanto la entrada como la salida de 'el Chicle' a los juzgados estuvo vigilada por un amplio dispositivo de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Hasta el lugar se desplazaron decenas de personas que recibieron y despidieron el furgón del detenido al grito de «asesino» o «cabrón».

Pésame a la familia Quer

Antes que 'el Chicle', el turno para declarar fue para su esposa, Rosario Rodríguez, también investigada por la muerte de Diana Quer. Rodríguez, que sí accedió a responder a las preguntas del instructor, quedó en libertad sin medidas cautelares, aunque sobre ella pesa aún la imputación. En un principio, la mujer de 'el Chicle' declaró ante la Guardia Civil que su marido había pasado junto a ella toda la noche en la que desapareció la joven, pero se desdijo durante el interrogatorio al que fue sometida tras su arresto el pasado 29 de diciembre. El instructor investiga si Rodríguez pudo participar en el secuestro y asesinato de Diana Quer o si pudo incurrir en un delito de encubrimiento. Ella aseguró ayer en el juzgado que no sabía nada.

Durante su declaración, la mujer de 'el Chicle' transmitió al abogado de la familia Quer su pésame por la muerte de Diana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos