La juez Lamela amplía hasta marzo de 2019 la investigación sobre Trapero

Declara causa compleja el sumario en el que se investigan la pasividad de los agentes el 1-0 y en los días previas

M. SÁIZ-PARDO

madrid. La investigación sobre la supuesta inacción de los Mossos d'Esquadra durante la intentona secesionista de otoño se complica. Tanto que la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que instruye el sumario por sedición y otros posibles delitos aun no definidos contra la cúpula del cuerpo autonómico, declaró ayer esta investigación causa compleja, lo que le permitirá ampliar las indagaciones sin abrir juicio oral hasta un máximo de 18 meses.

Lamela fijó una fecha estimativa para el final de las investigaciones, el 27 de marzo de 2019. Esta fecha, no obstante, podría ser prorrogada a petición de la Fiscalía, aunque en principio, según fuentes judiciales, no se contempla este posibilidad. La juez hace suyos los argumentos del Ministerio Público, que en su momento ya pidió la declaración de 'causa compleja', al entender que la investigación abarca «diversos hechos punibles, cometidos en el seno de una organización, con diversas implicaciones personales, estando pendiente de recibirse determinados informes interesados», amén de la necesidad de «examinar la abundante documentación» que ya obra en el sumario, al que recientemente se ha unido un informe de la Policía sobre las decenas de documentos que los Mossos pretendían incinerar y que revela más irregularidades (incluso espionaje ilegal) en la policía autonómica. En esta causa, por el momento, están imputados al anterior jefe de los Mossos d'Esquadra, el Josep Lluis Trapero; la intendente del cuerpo Teresa Laplana; el exdirector de la policía autonómica Pere Soler y al ex secretario general de Interior de la Generalitat César Puig.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos