Un juez imputa sedición al actual jefe de los Mossos

Un juzgado de Cornellà se inhibe en favor de la Audiencia Nacional para que cite a Ferrán López y a la cúpula del cuerpo

M. S. P.

madrid. El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Cornellà de Llobregat cree que hay indicios para imputar por sedición al actual jefe de los Mossos de E'squadra, Ferrán López, a quien el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, colocó al frente del cuerpo policial autonómico el pasado 27 de octubre tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El juez, que investiga la supuesta inactividad de los Mossos durante el referéndum del 1 de octubre pasado, se ha inhibido en favor de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, quien centraliza el procedimiento por sedición contra los Mossos d'Esquadra. En su auto, el juez catalán señala que hay indicios de criminalidad para imputar por sedición a un total de ocho altos mandos de la policía catalana (la práctica totalidad de la cúpula de la institución), empezando por su anterior jefe, el mayor Josep Lluís Trapero.

Otros mandos citados destacados son, entre otros, el propio López, Jefe de la Comisaría Superior Territorial de Mossos durante el 'procés'; Joan Carles Molinero, comisario superior de Coordinación Central; Emili Quevedo, comisario jefe de la Comisaría de Planificación de Seguridad; o Xavier Gàmez, comisario de la Jefatura de los Mossos d'Esquadra y mano derecha de Trapero.

El instructor de Cornellà coincide con Lamela en que los Mossos diseñaron un dispositivo para facilitar la votación prohibida, no para impedirla.

En su escrito, el juez concluye que existirían «indicios racionales de criminalidad» respecto de «todos los miembros de la jefatura» de los Mossos que asumieron la elaboración y aprobación de las «pautas de actuación» del cuerpo de cara al referéndum.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos