El jefe de los Mossos reclama al presidente del Parlament que pida calma en las calles

Quedan en libertad los nueve detenidos en los disturbios del domingo por la noche en Barcelona

R. C.

barcelona. El comisario jefe de los Mossos d'Esquadra reclamó al presidente del Parlamento de Cataluña que haga un llamamiento a la calma en las calles para que no se repitan los disturbios del domingo por la noche en Barcelona. Ferran López hizo ayer una inusual visita a Roger Torrent en su despacho de la Cámara para informarle de la situación y solicitar que los dirigentes políticos enfríen los ánimos.

Cerca de un centenar de heridos, 23 de ellos mossos, nueve detenidos, de los que cuatro pasaron a disposición judicial y ayer quedaron en libertad. Ese fue el balance de una noche de disturbios en los aledaños de la Delegación del Gobierno en la capital catalana, los primeros con tintes violentos en todo el 'procés'. El comisario jefe de los Mossos acudió al Parlament para emplazar al presidente de la Cámara, como máxima autoridad catalana, a que traslade a los responsables políticos una petición de sosiego en las protestas.

Aunque poco podrán porque la batuta de las protestas ha pasado de las plataformas ciudadanas a los Comités de Defensa de la República, grupos radicales con un perfil de manifestante muy diferente a los de las pacíficas marchas de la ANC y Ómnium. En las proximidades de la Delegación del Gobierno se pudo ver a encapuchados con mochilas que lanzaban todo tipo de objetos a los agentes, que intentaron rebasar los cordones policiales y que se movían con criterios de guerrilla urbana con incendio de contenedores.

Los sindicatos de los Mossos también reclamaron que las protestas sean cívicas. Pero exigieron que no se politice su trabajo para evitar que los agentes se conviertan en objetivo de los radicales. La CUP, en cambio, censuró al cuerpo policial por su «violencia desproporcionada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos