El jefe de los Mossos desmiente a De los Cobos

M. B. MADRID.

Ferrán López, sustituto de Josep Lluis Trapero al frente de los Mossos d'Esquadra con el aval del Ministerio del Interior, aseguró ayer al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor de la causa del 'procés', que el dispositivo policial conjunto era «insuficiente» para impedir el referéndum ilegal del 1 de octubre. Un operativo del que sí informó al mando único nombrado por el Tribunal Superior de Cataluña, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, quien no puso ninguna objeción.

Fuentes jurídicas presentes en su declaración como testigo aseguraron que López desmintió en varias ocasiones la versión mantenida por De los Cobos en su testifical ante el juez. Ésta tuvo una carga indiciaria grande para algunos investigados, como el exconsejero Joaquim Forn o el propio Trapero en su causa de la Audiencia Nacional tras decir el coronel que no fue informado. Además, López mantuvo el relato defendido por su compañero imputado por sedición.

El jefe de los Mossos explicó que destinaron a 7.500 agentes para el dispositivo policial conjunto, de los cuales tan solo 1.000 eran de orden público, el máximo del que disponía la policía autonómica. Es más, aseguró que en ninguna de las reuniones anteriores y posteriores al 1-O De los Cobos le reprochó nada.

En sus tres horas de declaración, López también admitió, como ya hizo Trapero, que se informó del dispositivo al expresident Carles Puigdemont en una reunión el 28 de septiembre junto a Forn y Oriol Junqueras. Le advirtió de que podrían producirse altercados, pero Puigdemont consideró que había que seguir adelante porque era un compromiso electoral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos