Interior suspende permisos y alojará a los antidisturbios en ferris

Zoido no descarta movilizar a casi 20.000 efectivos en Cataluña si la situación se complica

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

El anuncio fue comunicado en sendas reuniones urgentes con los representantes profesionales de las Fuerzas de Seguridad del Estado ayer por la mañana: todas las vacaciones, permisos y traslados de los miles de funcionarios involucrados en el dispositivo contra el referéndum quedan suspendidos. La movilización en la Policía y la Guardia Civil -informó Interior a sus agentes- será total desde ayer mismo hasta el 5 de octubre y esta situación de alerta podría «ampliarse» en el tiempo.

Y es que los planes del equipo de Juan Ignacio Zoido son llevar a cabo un despliegue el 1-O superior al de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Interior ya contempla la posibilidad de poder contar ese día en las calles catalanas con cerca de 20.000 efectivos, un número muy superior a los 16.783 mossos de la Generalitat y que triplicaría la cantidad de funcionarios que Interior tiene habitualmente en esa comunidad autónoma (2.929 policías y 3.164 guardias).

El grueso del esfuerzo de Interior están siendo las Unidades de Intervención de la Policía (UIP, antidisturbios), que tendrían la responsabilidad en las grandes ciudades de impedir la apertura de colegios en el caso de que los Mossos no pudieran o se negaran a actuar. A finales de esta semana Interior contará en Cataluña con 1.200 funcionarios de la UIP, algo menos la mitad de efectivos de toda España (2.700), aunque el número podría aumentar en breve.

Los UIP se suman a los cientos de efectivos ya movilizados por los servicios antiterroristas (Información) de la Policía y funcionarios de Policía Judicial del CNP, amén de los centenares de agentes de seguridad ciudadana de la Guardia Civil, GAR, GRS y Judicial del instituto armado ya enviados a Cataluña.

El desembarco es de tal magnitud que no hay lugar para alojar a tal cantidad de funcionarios. Los altos precios de los hoteles y el rechazo de los hosteleros a albergar a los agentes (particularmente en zonas de Tarragona) ha obligado a Interior a alquilar dos barcos para alojar a varios cientos de policías. Se trata de los ferris Rhapsody y Azzurra de la naviera italiana GNC. Las naves tienen capacidad para 4.630 pasajeros, aunque en cada camarote se alojarán cuatro funcionarios, con lo que se podría doblar el aforo. El Rhapsody llegó ayer por la mañana al puerto de Barcelona y el Azurra amarró a primera hora de la tarde en el de Tarragona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos