Interior cree que un detenido en Marruecos proporcionó las bombonas a los terroristas

Zoido y su homólogo marroquí acuerdan intensificar la lucha antiterrorista y reforzar el intercambio de información

M. E. ALONSO MADRID.

La muerte la semana pasada a manos de los Mossos de Younes Abouyaagoub, autor material de la matanza de catorce personas en Las Ramblas y que dejó un centenar de heridos, confirmó que la célula yihadista de Ripoll estaba desarticulada. Pero las investigaciones policiales posteriores revelaron que los terroristas disponían de una red de contactos internacionales más amplia de lo que se pensaba en un primer momento, y que se extendía más allá de Cataluña. Marruecos, junto con Francia y Bélgica, es uno de los países en los que se ha puesto el foco; no en vano, once de los doce terroristas eran de allí. Desde que se conocieran sus identidades, la inteligencia marroquí busca las posibles conexiones en suelo alauí con los atentados. «La estrecha colaboración entre ambos países en materia antiterrorista está ofreciendo buenos resultados», reconoció ayer el titular del Interior, Juan Ignacio Zoido.

El ministro viajó a Rabat para reunirse con su homólogo marroquí, Abdeluafi Laftit, y compartir información relevante de la investigación de los ataques en Barcelona y Cambrils. La semana pasada se produjeron dos detenciones en este país relacionados con los yihadistas y fuentes de la investigación señalan a uno de ellos como el suministrador de las bombonas encontradas en Alcanar. Se trata de Hicham Ennadih, que fue butanero en Ripoll y vecino de Abouyaaqoub. La célula había hecho acopio de 120 bombonas de butano en el chalé de Tarragona, base logística del grupo, donde se planeó realizar los atentados a gran escala con explosivos.

El otro arrestado es familiar de uno de los componentes de la célula catalana, que también habría viajado a la localidad gerundense. «Ambos han sido puestos en libertad después de tomarles declaración», confirmó Zoido. Marruecos insiste en que no había elementos incriminatorios contra ellos. El titular de Interior explicó que las fuerzas de seguridad alauís están tomando declaración a familiares de los yihadistas catalanes, para intentar obtener alguna información o determinar si tienen alguna conexión con los atentados.

El viaje de Zoido a Marruecos se produce después de que el pasado miércoles el ministro se trasladara a París para abordar con su homólogo galo, Gérard Collomb, los motivos y objetivos del viaje que hicieron a París los terroristas una semana antes de los atentados.

Tras la reunión, Zoido resaltó que el terrorismo está «en constante evolución» y, por tanto, la obligación de las fuerzas de seguridad es «intentar ir por delante». De ahí el compromiso ratificado por ambos ministros de Interior para refozar el intercambio de información «sobre aquellas personas susceptibles de incitar a la radicalización».

Lafit puso el acento en que se preste «una atención especial» a las mezquitas e imanes que ejercen en territorio español.

Más

Fotos

Vídeos